Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Dos costumbres pampeanas a la hora de viajar por la provincia

Las rutas pampeanas son largas y, según el clima, pueden ser hostiles. Te tiramos dos consejos a tener en cuenta para recorrerlas.

La Pampa es, geográficamente, la provincia que mejor ubicada está en nuestro país. Al sur limita con Río Negro y al oeste con Neuquén, por lo que turistas y distribuidores que se dirigen a la región patagónica tienen que pasar casi obligatoriamente por esta llana provincia. Además, Mendoza, San Luis, Córdoba y Buenos Aires son las otras provincias linderas. Las largas rutas pampeanas de desierto y llanura fértil, son recorridas por locales y turistas en toda época del año. Te contamos cuáles son las dos costumbres de los pampeanos más arraigadas a la hora de viajar.

Bizcocho de grasa en la temida ruta del desierto

Los bizcochitos de grasa son consumidos para acompañar unos mates en la ruta, por parte de conductores y acompañantes. En Neuquén les dicen libritos; en Mendoza y Córdoba, criollitos; más allá de nombres propios, lo cierto es que este clásico de la pastelería argentina es el mejor amigo de los pampeanos viajeros. 

La Ruta Provincial 20, conocida como la ruta del desierto, tiene la fama de ser la más cruda y cansadora de la estepa. La ingesta de los nobles bizcochitos pampeanos alivia la aspereza del desértico clima. Vientos incesantes y lluvias enceguecedoras pueden ser un problema al conducir, pero los bizcochos de grasa ayudan a turistas y locales para calmar las ansias de llegar a destino.

Este clásico argentino es una de las históricas costumbres de los pampeanos, para viajar dentro y fuera de su provincia.

Una siestita rutera y a seguir

Desde Chacharramendi hasta Veinticinco de Mayo, desde General Acha a Puelches o de Victorica a Santa Isabel, las rutas pampeanas se caracterizan por su relajante monotonía. El peligro que suscita el cansancio en la ruta es algo que hay que prevenir y qué mejor cura para el cansancio que una buena siesta. 

El mote de siesta rutera no implica que el acto se lleve a cabo a un costado de la ruta, ya que está prohibido. Los municipios y poblados pampeanos, al igual que en la estepa patagónica, están a varios kilómetros de distancia. Sin embargo, todos cuentan con, minimamente, una buena morada para los viajeros. También los fanáticos de la naturaleza que acusan síntomas de cansancio rutero suelen encontrar grandes extensiones de sombras para parar el vehículo y echarse a dormir.

 

Bizcochos y siesta son dos tradiciones en el viajar de los pampeanos que pueden ser combinadas y adoptadas por los visitantes. Además, los pampeanos demuestran, a la hora de viajar, una de sus características más notorias: la paciencia

Te dejamos un listado de las rutas pampeanas más extensas, para que tengas en cuenta estos consejos si estás de visita o de pasada por la provincia: 

Ruta Nacional 35: Atraviesa longitudinalmente, de norte a sur, desde Colonia Santa María hasta la provincia de Córdoba, donde continúa hasta Rio Cuarto.

Ruta Provincial 152: Desde General Hacha parten varias rutas, una de ellas es la 152 que se dirige hacia el suroeste y finaliza en el dique de Casa de Piedra

Ruta Nacional 151: Desde Algarrobo del Águila, es una de las formas de acceder a Neuquén. Atraviesa las localidades de Catriel y 25 de Mayo, conocidas por su actividad petrolera. 

Rating: 0/5.