clima-header

Buenos Aires - - Jueves 04 De Marzo

Home Gente Así somos Creencias populares: la ojeadura, parte 2 

Creencias populares: la ojeadura, parte 2 

Segunda parte en la que analizamos ese misterio argentino de curar la ojeadura. 

Así somos
curar mal de ojo

Es común en las zonas rurales de Argentina, y en pequeñas poblaciones, que las madres lleven a sus hijos a consulta al “médico” (curandero) cuando sospechan que están ojeados. Incluso en mi ciudad, Santa Fe, suelo escuchar esta costumbre. Dicen que los “doctores” (médicos diplomados) no pueden curar este mal y que muchas veces ellos mismos le aconsejan que los lleven ante un médico. Escuché decir que si sus hijos son ojeados no se les cierra la “mollera” y que lloran ininterrumpidamente debido a los fuertes dolores de cabeza que provoca el ojeo. 

Siguiendo con los antecedentes europeos de esta superstición, afirmaban los eruditos del tema que la peligrosidad de los brujos variaba según fuera el país al que pertenecían. De los brujos italianos se decía eran terribles, que causaban la muerte de personas, plantas y animales aún sin desearlo, bastaba que se los cruzaran en el camino (es decir si se enemistaban con ellos). No menos temibles eran los españoles. El fluido que emitían sus ojos era de tal poder, que con mirar fijamente las ventanas de una casa los cristales se hacían añicos. Los irlandeses hablaban de los eye-biters, literalmente: mordedores de ojos. Brujos poderosísimos que diezmaban el número de hijos y de cabezas de ganado que poseían las familias campesinas. Un brujo ojeador podía producir infinitas calamidades en un pueblo. Las vacas quedaban sin leche, se prendían fuego los pajares sin causa aparente, las casas enloquecían con ruidos y movimientos que terminaban por enloquecer a sus moradores. Y si a alguno se le ocurría mojar su escoba en el agua, en luna llena, cerca de un poblado, sobrevenía entonces un verdadero diluvio. Nótese, como esta creencia está relacionada con el rechazo social que provocaban algunas personas excéntricas entre sus comunidades. 

Cómo repeler esas miradas 

Durante la Edad Media, numerosas piedras eran tenidas por eficaces contra la ojeadura. Entre ellas, la más buscada era el coral. En el siglo XVIII, el rey de Nápoles, Fernando I, llevaba entre sus ropas, a modo de amuleto un pedacito de coral. Cuando estaba frente a alguien que le hiciera sospechar que fuera mala suerte, sacaba el coral y se lo ponía en la cara, anulando así la fuerza de esa mirada. También en Toscana, el coral es la fórmula mágica para alejar el mal de ojo. Se ata una pequeña bola de ese material al cuello de los niños recién nacidos, y a veces las madres llegan a beber agua con coral molido o hervido, antes de dar de mamar a sus pequeños. 

Incluso por esa época eran apreciados como “anti mal de ojos” algunos insectos, fundamentalmente los escarabajos. A tal punto que, en Francia, hacia el fin del reinado de Napoleón, era sumamente raro encontrar en las fiestas del pueblo a algún ciudadano que no llevara prendido del chaleco o de la camisa a alguno de estos coleópteros a manera de talismán.  

Tal vez el amuleto más conocido para alejar la yeta o el mal de ojo sea la mano cornuda, los populares cuernitos. Estos son, en realidad, una mano talismánica. Esta manera de defenderse puede llevarse encima, como un colgante, en general de coral, o realizar el gesto a la manera italiana (el dedo índice y el anular extendidos y el resto contenidos por el pulgar) en el momento en que se haga necesario. También el cuerno (uno solo) es llevado como colgante para preservar de la ojeadura a los niños o las embarazadas. 

En temas como este, soy un convencido de una famosa frase: las brujas no existen, pero que las hay, las hay. 

Fecha de Publicación: 24/01/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Francisco Hernández locuras sanadoras Locuras Sanadoras: trabajar a partir del caos
Los 4 santos paganos preferidos de los argentinos

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Enrique Larreta Enrique Larreta, un argentino suelto en el Siglo de Oro español

El escritor y diplomático argentino que, en su novela “La Gloria de Don Ramiro”, buscó las raíces ar...

Huella solidaria
tricicleta Pequeño valiente y motorizado

Te contamos la historia de Juan Ignacio, un pequeño valiente que anda en su tricicleta, recorriendo...

Arte y Literatura
Elizabeth Zuzaya Elizabeth Zuzaya: la gitana del San Roque

Te contamos la historia de una bailarina que aprovecha la explosión de la temporada de Carlos Paz pa...

Argentinos por el mundo
Comodoro Rivadavia La euforia duradera de una comodorense por el mundo

Rocío viajó a Europa de vacaciones, pero consiguió trabajo y continúa en el viejo continente.

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades