Buenos Aires - - Sábado 08 De Agosto

Home Gente Así somos 11 defectos cordobeses

11 defectos cordobeses

Cuenta la leyenda que los cordobeses somos perfectos. Pero no, la standupera Silvana Spinelli nos cuenta cuáles son nuestros defectos.

Así somos
Defectos

Entre defectos y cualidades, nos construimos como cordobeses. Nuestra identidad se va moldeando con chistes, leyendas y mitos. Obvio nos creemos mil… Pero, bueno, algún que otro defecto tenemos. Acá va la lista de defectos que armó la standupera Silvana Spinelli:

1- ¡Ninguno!

Si nos preguntás a los cordobeses qué defectos tenemos, seguramente lo primero que te vamos a responder es “ninguno, los cordobeses somos perfectos”. Los cordobeses vamos por la vida con la cabeza en alto, pero jamás con la nariz parada, no te confundas.

2- Nunca aprenderemos tu nombre.

Por más que insistas en recordárnoslo, no vamos a llamarte ni por tu nombre ni por tu apellido. Para nosotros serás “Cara e pipa”, “Pan triste” o el “Gordo cara e’ mordisco”. Te llamaremos según tu cualidad más sobresaliente para que nadie te confunda. Cuántos Juanes desearían dejar de ser solo otro “Juan” en este planeta. Vení a Córdoba que personalizamos tu imagen. Así fue el conocido caso de un Juan al que bautizamos “Mocuco”, mezcla de mono con cuco.

3- No nos tomamos nada en serio.

Ni la muerte. Se cree que lo de reírse en los velorios arrancó en Córdoba y se viralizó. Según el mito urbano, los cordobeses de la época colonial no contrataban lloronas, contrataban reidoras. Córdoba posee una sabiduría ancestral que pocos conocen: la risa es el mejor remedio para el alma. Así que, si hay que irse de este mundo, mejor es irse riendo.

4- Somos confianzudos.

Si cambiarle el nombre a la gente te parece un poco atrevido de nuestra parte, todavía no viste nada. Los cordobeses nos invitamos solos a una fiesta, o nos colamos. Lo importante es que nos atendemos solos, no somos de causar molestias a los dueños de casa…

5- Somos caravaneros.

Se sabe cuándo el cordobés sale, lo que no se sabe es cuándo regresa. La caravana promedio de un cordobés se compone de previa + baile/boliche/fiesta + after, y después del after entramos en una dimensión gris de la que nadie se acuerda. Durante el trance, se consumen grandes cantidades de fernet con coca. Al día siguiente, o a los pocos días, según dure la fase gris, estamos 0 km para volver a arrancar. Ya quisieran los japoneses tener esta autodisciplina.

6- Somos muy exagerados.

Para los cordobeses, un invierno no es solo un invierno, es un inviernón, sobre todo cuando llega la factura del gas. Una fiesta no es una fiesta más, es un fiestononon (se agregan tantos non como buena haya estado la joda). Es que en la exageración reside la alquimia del cordobés: podemos convertir el peor de los días en la mejor de las anécdotas.

7- Somos “jetones”.

Reconocerás al cordobés porque habla dos decibeles más alto que el común de los seres vivos. Este volumen aumenta de manera directamente proporcional a la edad y alcanza niveles nocivos para la salud.

8- Somos impuntuales.

Mientras que en el resto del mundo se cena a las 7 de la tarde, en Córdoba cenamos a las 10 de la noche. Pero, si querés cenar a las 22, nos tenés que invitar a las 19. Tal vez sea porque el tránsito de Córdoba es más lento que patada de astronauta o porque el transporte público tiene menos frecuencia que las buenas noticias. Ya lo ven, no es necesario visitar un templo budista para desarrollar paciencia infinita, solo hay que ir a la parada del 24 un domingo a la tarde.

9- Somos surrealistas.

Evidentemente, nuestros relojes son de plastilina, pero además llevamos el arte de vanguardia en la sangre. Somos una provincia sin salida al mar y, sin embargo, construimos un faro en el medio de la ciudad. ¿Para iluminar a quién?

Otro ejemplo emblemático está en Capilla del Monte: donde cualquiera ve una r​oca, nosotros vemos una icónica y majestuosa obra escultórica de la Madre Naturaleza con forma de zapato.

10- Somos descaradamente seductores.

Nuestro sentido del humor nos hace irresistibles. Dicen que los cordobeses tenemos “chispa”… Lo que no saben es que provocamos incendios. Además, la poesía brota de nuestros labios, será por eso que nos dicen “verseros”. Somos jardines floridos, somos los más picantes para el levante, somos ladrones de belleza… Con tanta gracia natural y nuestra infinita paciencia (cultivada a base de esperar el 24) podemos conquistar hasta los más difíciles corazones.

11- Siempre tenemos que tener la última palabra.

Y, generalmente, es el remate. ¡Ah re!


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

HecatombeUna hecatombe de humor cordobés
“Echar”-“Echar” ¿es el verbo de cabecera de todo cordobés?

Fecha de Publicación: 02/06/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Mateando con Cande Ruggeri Mateando con Cande Ruggeri

Cande Ruggeri habló sobre sus ganas de ser "la villana" de una tira y respondió "El cuestionario arg...

Historia
Historia-56 Los gallegos

La inmigración española en Sudamérica es fundacional. Sin embargo, el proyecto que hizo de Argentina...

Tradiciones
Celebrar el trabajo Celebrar el trabajo

En La Sarita se hace una gran fiesta en honor al trabajo. Asisten muchas más personas que las que vi...

Argentinos por el mundo
Che Paisano “Nos juntamos cuando hacemos peñas”

Desde hace 15 años, el posadeño Aldo Vendrell vive junto a su familia en Valencia. Te contamos cómo...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades