Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Cómo te explico, m´hija

La nueva creación de Mamo Gutiérrez para SerArgentino.com. Una padre al borde del ataque de nervios explicando qué es ser argentino. Menuda pregunta.

Por Mariano Oropeza

 

Como un mundo paralelo a “Un país generoso”, Mamo Gutiérrez se pone de papá para explicarle a su nena de 3 años cómo somos. Esa pregunta que atormenta a pensadores y opinólogos desde 1810, con el sol del 25 de Mayo que apenas asomaba porque fue un día nublado. Lanzado a dar una respuesta fácil para algo que tiene más preguntas que puma en gallinero, nuestro MC hace una rápida enumeración de orgullos y vergüenzas nacionales. Puestas en fila de patito, muchas frases indignarán, muchas harán reír, a la manera de nuestro spot con Mike Amigorena, míralo de nuevo.

Para aquellos que quieran oír, que oigan. Y que reconozcan que Mamo no hace más que un listado corto, cortísimo, y que seguramente nos vemos en el espejo ¿O no le diste una mano a un desconocido que el auto se le quedó? ¿Y, después, no lo corriste cuándo se le cayó el reloj al borde? ¿O nos hiciste alguna vez una gran consumición en un restaurante y dejaste unas chirolas de propina? ¿Y alguna vez no pagaste un bono contribución de un museo/hospital público cuando podías abonarlo y resignar un café? Seguramente son conductas universales, no creamos que somos el centro del universo, pero en nuestro caso corroe la delgada línea de la repetida tarjeta de presentación autóctona, “los argentinos somos solidarios”, que a veces suena en el reverso siniestro, “los argentinos somos derechos y humanos” Tanto esta nueva propuesta de serargentino.com,  como el ya exitoso “Un país generoso”, llevan nuestra amplía línea editorial de tratar las noticias de manera positiva, y federal, pero sin olvidar ni ocultar quiénes somos. Somos lo que somos y tenemos pasta para mejorar, cuna de Premios Nobel, genios de las Artes y Campeones, ¡argentinos a las cosas!

 

Ser papá, una misión linda, pero de alto riesgo

Quién con niños pequeños, y no tanto, no siente el vértigo de la pregunta animal. Acá no hay excusa que valga. Si nuestros hijos se acercan con carita de ángel resulta difícil no arrancarnos un siiiiiiiiii. Y con la última “i” se termina cualquier buen concepto que teníamos de nosotros mismos,  en eso que se llamaba antiguamente Información General. Esa categoría que nos permitía quedar como duques en las reuniones sociales, y en la mesas de café, y que las nuevas generaciones desconocen por completo (hagan la prueba y pregunte por ejemplo a un menor de veinte, sin soplar, ni googlear, ehhhhh, ¿dónde nació Sarmiento?) Un pie de página de Libro Gordo de Petete que nos permitía sentarnos los domingos frente a la tele blanco y negro, y contestar casi todas las preguntas de Silvio Soldán. O que nos posibilita gastarla en el teléfono en el jueguito de Preguntados,   con la mirada iluminada a lo zombie de nuestros adolescentes que parece serán Instagram, o no serán nada. Como diría la gran María Elena Walsh, no estamos en contra de la modernidad a menos que deshumanice ¿Nunca escucharon cómo responde un adolescente de 24 horas de celular? Del bello castellano nada más queda.

Los papás del siglo XXI contamos con una ventaja comparativa que no poseían nuestros viejos ni los viejos de los viejos. Porque en ese enorme hoyo que es internet, y las redes sociales, salen conejos blancos que podemos perseguir. Y usar esos mapas que llamábamos Información General, en aquellos lejanos tiempos cuando existían cinco canales de aire nomás (bueno, Canal 2 solo se sintonizaba con una papa, el routerdel pasado) Esos que nos ayudan a elegir qué leerles a la noche, o el día, no se limite mamis y papis, o que los guían ayudados por nos en las búsquedas cibernéticas. Unas preguntas imposibles que derriten los cerebros paternos, y maternos, quemados con horas de zoom y scrolleo idiota (las viejas generaciones también go to zombies,  o son ser parte de la generación inclinada, al celu, como diría Pil Trafa, punk not dead)

En fin, los padres del mundo de todos las épocas viven esa actividad física, y mental, de alto riesgo, y  que es la crianza de nuevos ciudadanos. En SerAgentino.com hacemos la gamba con muchas cultura e historia nacional, mucha data argentina y mucha, pero mucha, buena onda, ¡héroes anónimos!

Rating: 5.00/5.