Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Cambalache

Como dice el tango, en Argentina vivimos en nuestro cambalache. Porque acá “el que no llora no mama y el que no afana es un gil”.

Ya lo dijo Enrique Santos Discépolo sobre los argentinos de su época: esto es un cambalache. Con esa palabra, con ese tango, definió mucho de nuestra idiosincrasia. Porque un poco nos gusta ser vivos y ventajeros. Pero no nos gusta cuando el que se aviva es el otro. O cuando al que le sacan ventaja es a uno.

Y así “vivimos revolcaos en un merengue, y en el mismo lodo todos manoseaos”, como decía Discepolín. Aunque tenemos también nuestra parte buena: somos solidarios y buenos amigos. Pero, de este cambalache, es difícil salir:

El que no llora no mama
Y el que no afana es un gil
¡Dale, nomás!
¡Dale, que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo'a encontrar!
No pienses más, sentate a un lao
Que a nadie importa si naciste honrao
Es lo mismo el que labura
Noche y día como un buey
Que el que vive de los otros
Que el que mata, que el que cura
¡O está fuera de la ley!

Rating: 0/5.