clima-header

Buenos Aires - - Martes 19 De Octubre

Home Gente Así somos Amor, te lavé los platos

Amor, te lavé los platos

¿Las tareas del hogar son solo responsabilidad de las mujeres? Con la cuarentena, 1 de cada 3 afirma estar agotada.

Así somos
mujer en cuarentena

En un año que nadie jamás hubiera imaginado de esta forma, la cuarentena vino a poner sobre la mesa muchas cuestiones que de otra manera quizás no hubiéramos visto. Al menos no con tanta claridad. Y hubo un ámbito donde impactó con más fuerza: en la dinámica familiar. En especial quienes tienen hijos vieron sus rutinas brutalmente modificadas, sin clases, con teletrabajo y la necesidad de supervisar las consignas del colegio. Además de las tareas del hogar, que se incrementaron con la familia adentro de la casa de manera permanente. En este contexto, adivinen quiénes se vieron más afectadas con estos cambios. Claro que sí: las mujeres.

Una encuesta realizada por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 afirma que 1 de cada 3 mujeres está agotada. Se trata de un estudio denominado “Brecha de género: calidad de vida y bienestar emocional durante la pandemia COVID-19”. El sondeo fue realizado entre 1050 hombres y mujeres de entre 18 y 65 años en la Ciudad de Buenos Aires, Comodoro Rivadavia, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Rosario y San Miguel de Tucumán.

Según la investigación, el 31,6% de las mujeres manifestó que “con frecuencia o siempre” se encuentra agotada al final de jornada laboral, mientras que en los hombres este número llegó al 25,3%. Además, a un 28,1% “frecuentemente o siempre” le resulta difícil relajarse después de un día de trabajo, contra un 22,2% en los hombres.

Más números

La encuesta arrojó otros datos preocupantes respecto al bienestar de las mujeres. En cuanto al descanso, el 32% de las mujeres manifestó tener dificultades para dormir (también para quedarse dormidas o, al contrario, por haber dormido demasiado), mientras que en los hombres ese porcentaje solo llega al 20%. También se demostró que las mujeres presentan niveles inferiores en su capacidad de desconexión emocional con respecto a los hombres. El 24% de ellas manifiesta que después de trabajar “nunca o casi nunca” realiza actividades que las ayuden a sentirse relajadas, mientras que en los hombres ese porcentaje representa al 18,1%. Y el 21% de las mujeres manifestó que les falta energía para llevar a cabo momentos de ocio, contra un 15,3% de hombres que respondieron de la misma forma.

Más preocupantes aún son los resultados respecto a la sintomatología depresiva. El 14,8% de las mujeres manifiestan sentirse decaídas, deprimidas o sin esperanzas más de la mitad de los días o casi todos los días. En los hombres, este porcentaje llega a 11,7%.

Los niveles de ansiedad también son mayores en ellas. El 20,1% manifestó haberse preocupado demasiado por diferentes motivos, más de la mitad de los días o casi todos los días. En cambio, en los hombres este porcentaje es del 16,4%.

Una cuestión cultural

En definitiva, esto nos muestra que ellas son las que tienen más dificultades a la hora de equilibrar familia y trabajo. Por este motivo, mostraron altos niveles de estrés y agotamiento emocional. Esta realidad, que fue llevada a un extremo a raíz de la cuarentena impuesta por la pandemia del coronavirus, tiene un anclaje cultural muy difícil de erradicar. Sucede que, en pleno siglo XXI, cuando las mujeres trabajan fuera de sus casas a la par de los hombres, las tareas del hogar y la crianza de los hijos siguen siendo consideradas responsabilidad de ellas.

Esto no significa que los hombres no se involucren, sino que lo hacen desde otro lugar. Ellos “colaboran” o “ayudan” en las tareas del hogar –algunos más que otros–, cuando la cuestión de fondo es otra: al ser una responsabilidad compartida, nadie está colaborando con el otro. Ambos son parte de lo mismo. Mientras sigamos pidiendo “ayuda” y ellos nos digan cosas como: “Te colgué la ropa” o “Te lavé los platos”, la carga sobre los hombros de las mujeres nunca va a disminuir. Y la brecha de género no hará más que seguir aumentando.

Fecha de Publicación: 14/10/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Cuando el hogar no tiene nada de dulce Cuando el hogar no tiene nada de dulce
Las mujeres al poder Las mujeres al poder

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Juan José Riva Juan José Riva. “Con alambre atamos el equipo que inauguró la televisión argentina”

El último testigo que participó de la primera transmisión televisiva del 17 de octubre de 1951 cont...

Historia
La televisión La tele-visión antes de la Tele

Los primeros ensayos antes de la transmisión inaugural del 17 de octubre de 1951. Aunque empezó con...

Historia
Juan Lavalle Juan Galo Lavalle. Un corazón con espada

Un guerrero incansable de la Independencia Americana se transformó en la espada de una de las faccio...

Historias de gente
Guillermina Pilar Plá Nueve meses para amarme

La historia de Horacio Lascano y su mamá, Guillermina Pilar Plá, de 102 años

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades