clima-header

Buenos Aires - - Lunes 06 De Diciembre

Home Gente Arte y Literatura Santiago Stagnaro: el pequeño Leonardo de La Boca

Santiago Stagnaro: el pequeño Leonardo de La Boca

Personalidad fascinante del novecientos porteño, Stagnaro es un genuino hijo de un barrio que es sinónimo de arte y comunidad. Y pueblo.

Arte y Literatura
 pequeño Leonardo de La Boca

“Mi hermanita, la rubia, plancha/La morocha, cose. El gato/en la cocina maúlla en las faldas de la vieja/La cena está casi pronta y/sin embargo. . .¡ yo no sé qué honda/ tristeza cruza el semblante de todos!”, describe un joven Stagnaro, un Carriego del Riachuelo, una realidad angustiada que nadie le contaba y que se intentaba ocultar con los brillos del Centenario. Era la que vivía con la madre, un hermano, tres hermanas, en la casucha boquense de la calle Zárate, hoy Carlos F. Melo. Una lucha diaria contra la miseria que tenía a sus amigos artistas y escritores acercando un paquete de yerba o fideos para el puchero. Uno era un tal Benito Quinquela Martín, aún lejos de su gloriosa década del veinte de lauros y viajes, y que lo había apodado “el pequeño Leonardo de La Boca”. Ambos genios se habrán cruzado en charlas interminables de arte y vida, en la biblioteca de la Sociedad de Resistencia Obreros Calderos y Anexos, y que se continuaban desde el puente Avellaneda hasta Almirante Brown. Un espacio de saber que el mismo Stagnaro había fundado en su labor de secretario general de los combativos calderos con solo diecisiete años.

Uno podría sorprenderse por la edad, en la época no era infrecuente el trabajo de menores, lo que sorprende es la corta edad en la defensa de rudos estibadores italianos que desconocían la letra y el idioma. Y patrones despiadados. Pero Santiago fue una antorcha en la pelea para mejorar las condiciones de nuestros abuelos, y su infatigable tarea sindical portuaria consigue la inédita conquista en 1908 de una jornada de ocho horas y un peso máximo de 70 kilogramos de carga. No más espaldas deshechas en el pueblo pretendía el adolescente secretario general. Stagnaro trabajaba por más tiempo de instrucción popular y ampliación de horizontes participando en las sociedades de estímulos a las artes fundadas por criollos e inmigrantes, esas que florecían a la vera de un río labrado con sacrificio.

Retrato vívido nos regala Quinquela del tiempo que se conocen con Stagnaro: “Santiago vivía por entonces en una pequeña casucha con la madre y tres hermanas, que cosían para vivir. La madre era lavandera. El pequeño Leonardo ocupaba una pieza que le servía de estudio, dormitorio, de escritorio y biblioteca. Poco muebles, menos de los indispensables. Muchos libros y algunos cuadros. En un rincón, un bastidor y una guitarra”. Seguramente en el piso los ejemplares del Obrero Caldero, que él mismo dirigía y escribía casi en su totalidad, y con artículos que analizaban la política y apoyando al primer diputado socialista de Latinoamérica, Alfredo Palacios, junto a difundir cultura entre las manos ennegrecidas de hollín y brea.

Stagnaro, artista de La Boca

Este montevideano de nacimiento, argentino de alma, interpretaba música con talento, y dicen que recomendó estudiar música al futuro compositor de "Caminito", Juan de Dios Filiberto. O tenía su vocación en la enseñanza, y formó en sus clases libres de dibujo y pintura a varios futuros artistas xeneizes,  en la escuela Fray Justo Santa María de Oro. Son los tiempos de sus conocidos Pierrot tango, hoy en la colección del Museo Quinquela, y Autorretrato, en el Museo Nacional de Bellas Artes, que pasan ignorados en su época con una paleta llena de urgencias, romanticismo de colores en nervios.

Pero en él se fijaron dos estudiantes de la Sociedad de Estímulo de Bellas Artes, una que los mismos obreros del puerto sostenían, Guillermo Facio Hebecquer y José Torre Revello, futuros fundadores de los Artistas del Pueblo, y entablaron un campo fértil de acciones por la cultura de Buenos Aires, con destacadas exposiciones en la céntrica Cooperativa Artística de Corrientes al 600, y la instauración de la Sociedad Nacional de Artistas Pintores y Escultores, el antecedente de la aún hoy existente Sociedad Argentina de Artistas Plásticos. Santiago Stagnaro fue su primer presidente, quien impulsó el año siguiente un Primer salón “sin jurados y sin premios”, una apuesta contra el establishment,  y compañero de un arte nacional donde “el artista, sensibilidad privilegiada, no tenía derecho a cerrar sus ojos ante aquella realidad terrible que vivíamos”, sentenciaba Facio Hebecquer. Y, si bien los ojos de Stagnaro se cerraron ese 1918, enfermo de tuberculosis como varios compañeros de inclemencias e injusticias en los muelles, esos ojos siguen iluminando: “Bendita Primavera del Espíritu/cuyo fuego eleva al más sublime estado/de Belleza, la carne mía frágil y doliente”; y en sus pinturas y poesías recuerdan la promesa de un arte que hace comunidad.

Un ejemplo porteño

Si no releamos la cita del eminente historiador de La Boca, Antonio Bucich: “Hasta en las distancias que parecían remotas –el entonces fabuloso Río Negro– anduvo con la guitarra, salvando con su música y su voz la precaria situación de un grupo de obreros declarando cesante por lanzarse a una huelga en un obra de ingeniería… Stagnaro, con su habilidad artística, sacó de apuros a los trabajadores despedidos y con los dineros reunidos en la inesperada empresa lírica todos pudieron regresar a Buenos Aires”. Santiago Stagnaro, amigo y precursor de Quinquela en la acción social para el pueblo boquense, preocupado por el bienestar económico y espiritual de los que menos tienen en toda la ciudad, es sin duda uno de los padres fundadores de La República de La Boca.

Fuentes: Bucich, A. Un artista del novecientos boquense: Santiago Stagnaro. Buenos Aires: Ateneo de La Boca. 1959; Cuadernos del Tornillo. El Arte en La Boca 2. 1910-1960. Museo Quinquela. 2009; https://xn--lasealmedios-dhb.com.ar/2018/07/12/santiago-stagnaro-un-artista-del-proletariado-boquense/

        

Fecha de Publicación: 04/09/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Quinquela-Martin Benito Quinquela Martín: los ojos de La Boca
150 años de la República de La Boca 150 años de la República de La Boca

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Lisandro de la Torre Lisandro de la Torre. Todo lo he sacrificado.

El Fiscal de la República que denunció la corrupción de la Década Infame y se le fue la vida defendi...

Tradiciones
martin-fierro El Martín Fierro: poema nacional

Todos lo conocemos, pero ¿qué sabemos exactamente del Martín Fierro? ¿Por qué se borró la potencia p...

Espectáculos
Luis Ventura APTRA ¿Insólito?: Los Premios Martín Fierro quedaron suspendidos otra vez luego que El Trece rec...

Luis Ventura, presidente de la entidad APTRA que concede los famosos “gauchitos” a lo mejor de la ra...

Empresas y Negocios
Televisión y Publicidad Televisión y Publicidad. ¿Eso venderá algo?

En los setenta años de la televisión argentina, los primeros años de la publicidad en la pantalla ch...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades