clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 23 De Junio

Home Gente Arte y Literatura Ricardo Piglia, y su Emilio Renzi, lanzan llamas

Ricardo Piglia, y su Emilio Renzi, lanzan llamas

Escritor, ensayista y docente argentino que influencia al pensamiento latinoamericano con una novedosa mirada de tradiciones y escrituras.

Arte y Literatura
Ricardo Piglia

Ricardo Piglia (Buenos Aires, 1941-2017) ​es un ensayista, escritor y crítico literario argentino que reformuló los límites de la ficción, lo decible, y lo pensable fuera de los márgenes del canon. La literatura actual latinoamericana, ensayística, autobiográfica y sin géneros fuertes, debe mucho a los enunciados estéticos y políticos del escritor nacido en Adrogué, difundidos en sus novelas, cuentos, ensayos, ediciones y clases. En Piglia la lectura adquiere una dimensión inusual en el acto de la escritura, y desborda el objeto libro hasta transformarlo en un hipertexto del nosotros y el ahora “La verdad tiene la estructura de una ficción donde otro habla. Hay que hacer en el lenguaje un lugar para que el otro pueda hablar”, acotaba

Radicado en Mar del Plata tras la caída del gobierno peronista en 1955, Piglia de joven escribe en la prensa local y realiza estudios de historia en la Universidad de La Plata. También inicia la escritura periódica de sus diarios, una fuente de ideas y situaciones que se vinculan en toda su obra – publicados en una selección del autor en “Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación” (2015), “Los diarios de Emilio Renzi. Los años felices” (2015) y “Los diarios de Emilio Renzi. Un día en la vida” (2017)

A mediados de los sesenta se radica en Buenos Aires y comienza a colaborar en medios y editoriales, destacándose una colección de policiales denominado “Serie Negra”- la continúa dirección de colecciones será una gran aporte a la cultura de Piglia, la última en Fondo de Cultura Económica. Por esos años integra el consejo editor de “Los Libros” (1969-1976), una revista de reseñas bibliográficas junto a Beatriz Sarlo y Carlos Altamirano, de una tirada de 5 mil ejemplares mensuales, y que revoluciona la crítica literaria masiva con herramientas de las humanísticas. Se alejaría en 1975 debido al apoyo del medio a la presidencia de Isabel Perón, “ pensar que la presidente resiste la ofensiva golpista es no tener en cuenta que la política represiva, reaccionaria y antipopular del gobierno, en verdad, favorece al golpe de estado”, en un análisis certero, y además, que parece prologar su primera novela “Respiración Artificial” (1980), escrita cuando se establece como profesor en Estados Unidos, entre Harvard y Princeton, donde se jubiló en 2010.

La carrera literaria despega en 1967 con una mención especial del VII Concurso Casa de las Américas de Cuba que derivó en "Jaulario" (1967), su primer libro de cuentos, a los que se sumarían "La invasión" (1967) y "Nombre falso" (1975). Ellos ya presentan en sociedad a su alter ego literario, Emilio Renzi, y  contienen joyas del vuelo de “Homenaje a Robert Arlt” o “El joyero”.  Pero la novela “Respiración artificial” (1980) lleva a una nueva fase la intertextualidad, en citas, parodias, oralidad empastada y estilos académicos y literarios entreverados, que son una marca de Piglia. “¿Quién de nosotros escribirá el Facundo?”, dice en la novela, en una posdata de un exiliado argentino sobre la obra magna de Sarmiento. Así se levanta una frase-fuerza que condensa la crítica del presente y, también, mucho de la discusión política y literaria de los argentinos en el país, y el mundo, del momento. Como una extensión de sus planteos en la revista “Punto de Vista”, nuevamente con Sarlo, la ficción “revelada” propone una alegoría que cruza a los perseguidos del rosismo con los perseguidos de los militares del 76 “Cuando se publica “Respiración artificial”, en plena dictadura argentina, se podía leer en la contraportada: “Tiempos sombríos en que los hombres parecen necesitar un aire artificial para poder sobrevivir”. La alusión era clara pero indirecta. La novela podría leerse en clave política. Pero también en clave estrictamente literaria”, afirma español Carrión. Dos siglos que se hermanan porque “tenemos los recuerdos que nos han quedado del país e imaginamos  como será (cómo va a ser) el país cuando volvamos a él. Ese tiempo muerto, entre el pasado y el futuro, es la utopía para mí. Entonces: el exilio es la utopía” Tales afirmaciones, o las revindicaciones de las figuras de Arlt, Macedonio Fernández o Witold Gombrowicz (el Tardewski de la novela), operan a partir de allí abriendo nuevos campos de pensamiento y literatura nacional.

En las décadas siguientes refuerza sus teorías literarias y políticas en las novelas, “La ciudad ausente” (1992) entre otras,  o los cuentos de “Prisión perpetúa” (1988). Sus historias cada vez más responden a la intersección o cruce de una trama superficial y otra más profunda, libros y autores que aparecen y desaparecen vertiginosamente, en una alucinada teoría de complot, y que rematan con personajes que tienen algún tipo de epifanía, de “iluminación profana”

Hacia los noventa afirma una carrera de guionista en televisión, y cine,  que tiene puntos altos en “La sonámbula, recuerdos del futuro” (1998), “Plata quemada” (2000) -una traslación de su polémica novela de 1997-, y, en tv, las adaptaciones de “Los siete locos”y “Los lanzallamas” (2015), ambos de Arlt, en la Televisión Pública. En el mismo medio público emite unas recordadas conferencias suyas sobre Jorge Luis Borges. El nuevo milenio lo encuentran muy activo en el debate intelectual, con libros de ensayos señeros, “El último lector” (2005), “La forma inicial” (2015) y “Por un relato futuro. Conversaciones con Juan José Saer” (2015)

Traducido en varios idiomas, con novelas llevadas a la ópera y la historieta, Piglia es uno de los últimos intelectuales argentinos con un pensamiento que incomoda y abre preguntas, díscolo pero no reaccionario “En “Cinco dificultades para escribir la verdad” -Bertold- Brecht define algunos de los problemas que yo he tratado  discutir con ustedes -enumera Piglia en “Una propuesta para el nuevo milenio”-  Y lo resume en cinco tesis referidas a las posibilidades de transmitir la verdad. Hay que tener, decía Brecht, el valor de escribirla, la perspicacia de descubrirla, el arte de hacerla manejable, la inteligencia de saber elegir a los destinatarios. Y sobre todo la astucia de saber difundirla… esa serían las posibilidades de una literatura futura o las posibilidades futuras de la literatura” En Piglia la estrategia es iluminar el pasado para dejar a la vista las infamias del presente ¿Cuáles serán las que sostengan a la literatura argentina futura?

 

 

Dice Ricardo Piglia

“Nuestras más íntimas memorias, nuestros más íntimos sentimientos, nuestras formas de vivir son múltiples. Cada decisión que tomamos cierra una serie de alternativas posibles ¿Qué pasa si intentamos tomar a la vez varias decisiones contradictorias y la mantenemos como series abiertas? Una vida política, una vida académica, una vida sentimental, familiar, sexual, religiosa que tengan entre sí relaciones muy difusas (por no decir clandestinas)” en su última novela “El camino de Ida”. Buenos Aires: Anagrama. 2013

 

Dicen de Ricardo Piglia

“De algún modo, leer e interpretar a Piglia —como leer a Borges— es plagiar a Piglia como lector. Desde que leí, asombrado, “Formas breves” y “Respiración artificial! hace exactamente quince años, son innumerables las veces en que lo he citado a sabiendas y sin saberlo, revelando la fuente o robando sus ideas y asumiéndolas como mías. Por suerte, eso también lo pensó y lo formuló: “En literatura los robos son como los recuerdos”, escribió en “La ex-tradición”: “Nunca del todo deliberados, nunca demasiado inocentes. Las relaciones de propiedad están excluidas del lenguaje: poder usar todas las palabras como si fueran nuestras”” del escritor y crítico español Jorge Carrión en https://www.nytimes.com/es/2017/10/01/espanol/america-latina/la-segunda-obra-maestra-de-ricardo-piglia.html

 

Fecha de Publicación: 24/11/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Horacio Quiroga, el escritor trágico
El escritor y sus fantasmas

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Valentín Saal Salió a China y no volvió

Valentín Saal es un administrador de empresas mendocino que trabaja en China. Vía Instagram nos cont...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Argentinos por el mundo
Viajaros “La Tota por América”: una pareja riojana recorriendo el mundo

Acompañados por su perro caribeño, la pareja riojana sostiene que no son turistas ya que viven la ci...

Salud y Estética
Yoga Challenge - Tercera práctica ¿Te animás a la tercera clase del reto yogui?

Patrizia nos trae una clase más para que continuemos con el reto yogui, esta vez con una práctica un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades