clima-header

Buenos Aires - - Viernes 19 De Agosto

Home Gente Arte y Literatura Luis J. Medrano. La Argentina cabe en un Grafodrama

Luis J. Medrano. La Argentina cabe en un Grafodrama

La popular serie del humorista gráfico y periodista captó durante treinta años virtudes y defectos. Con ironía y piedad, y de ambos lados.

Arte y Literatura
Luis J. Medrano

Cuando se piensa en el dibujo detallista de Quino, los hombrecitos de sombrero de Antonio Seguí o el Buenos Aires en camiseta de Calé, Luis J. Medrano es una sol inagotable de influencias y legados, comentaba otro de sus herederos, Rep. Durante décadas los grafodramas de Medrano, verdaderas radiografías del porteño y el urbanita de cualquier rincón, se comentaban en las mesas de los cafés. O se disfrutaban impresas en los almanaques, con un sonrisa cómplice, en aquellas pinacotecas de los pobres que reinaban en almacenes y hogares. Hasta Julio Cortázar, en su novela “Los Premios” (1960), señala que uno de sus personajes “se parece muchísimo a las gordas de Medrano, el de los Grafodramas” Y Manuel Mujica Láinez y Ernesto Sábato divulgaban sus viñetas en papel de diario como una de las altísimas expresiones del arte nacional. Sin embargo sería recién en los dos mil, en el último trabajo del gran editor y humorista gráfico Andrés Cascioli, que su nombre volvería a la consideración del público. Que nunca lo abandonó. Como lo demuestra la cálida acogida de una sala exclusiva en el Museo Las Lilas de Areco, con 23 témperas originales de la serie para los almanaques de Alpargatas (1946-47), inaugurada en 2009. Quizá el Norman Rockwell de los argentinos, a lo que el nortamericano sería el Luis J. Medrano del país del norte, sus trazos claros, los colores vibrantes, la mirada costumbrista, no exenta de crítica social, sigue capturando la imaginación, la reflexión. Como en ese grafodrama de 1943 donde se ve a un barbero apuntando aireado a un cliente a la carrera, con el delantal puesto. Sin tiempos ni voluntad de escuchar, ambos. Y abajo, epígrafe, “Política”.

Mano a Mano-Medrano

Nacido el 23 de marzo de 1915 en Buenos Aires, Medrano comenzó autodidacto siendo dibujante profesional a los 17, en las revistas “La Novela Semanal” y “Aconcagua”. A los pocos años Medrano abre una agencia de publicidad con el hermano Alfredo, también dibujante, y la fama se acrecienta en el medio editorial. 

En 1941 resulta uno de los primeros humoristas gráficos en exponer en una galería de arte. Aquella serie de cuadros costumbristas los llevaría el dibujante a la revista “Cascabel”, que aceptan solamente siete, así que presentaría la totalidad al diario La Nación. Enseguida incorporado al diario de los Mitre, desde allí revelaría el alma e identidad de las grandes ciudades en la serie “Grafodramas” hasta su fallecimiento. La fórmula de la aclamada sección es una palabra, o frase, y un dibujo focalizado en pequeñas y complejas comedias que componen lo cotidiano y donde, a veces, se ven más expuestas nuestras desgracias. “El de Medrano es un humor de dibujante. Pocas veces se ha visto tanto gag dependiente de un resultado gráfico. Los dibujantes sabemos que para lograr los grafodramas hay que poseer un arsenal gestual, escenográfico y de credibilidad casi realista en cada elemento dibujado, muy poco usual en nuestro género. Y la gráfica, tan precisa, siempre requiere para su remate de la palabra exacta y lacónica que, cuando aparece, complementa e ilumina el chiste. En los grafodramas una imagen vale una palabra”, pondera Rep en el diario Página/12. 

En tanto Lucas Nine en Lanaciontrabajadora.com, “Definir a la producción de Medrano mediante el término “costumbrismo” no es faltar a la verdad, pero sí incurrir en injusticia poética. El lápiz afiladísimo del dibujante desborda en detalles, y el almanaque -o grafodrama- es el lugar justo donde ponerlos, trascendiendo el apunte milimétrico hasta convertirlo en un arquetipo original que encierra de una vez y para siempre, como el genio en su botella, toda la experiencia de una generación”, refexiona el dibujante sobre el retrato certero de Medrano de la intimidad argentina de los cincuenta: los muchachos en el café porteño, melancólicos y ociosos entre la baraja y el tango; el conventillo o inquilinato con sus micromundos en tensión o armonía; los clubes nocturnos y las chicas de alta sociedad; o la familia en la populosa playa Bristol

 

Humorismo para pensar

Medrano enriquece, además, cada uno de sus dibujos con detalles, personajes y situaciones periféricas como el señor de sombrero blanco que, de espaldas a la familia feliz que corre al mar en una atestada playa marplatense, lee con cara de pocos amigos el antiperonista diario La Razón. El almanaque de Alpargatas, 1947, que pone en un recorte, de una escena exuberante, de mil ángulos y tonos, la diferencia profunda social y política. Medrano seguiría explorando estas divisiones, sin abandonar el tono amable, nunca crispado,  con su personaje “Contreras” de “Galería Contemporánea”, el típico antiperonista, en la revista justicialista PBT, entre 1951 y 1952. “Su compromismo político le daba inagotable inspiración y a la vez lo agobiaba. Medrano vivió muy de cerca los avatares, muchas veces dolorosos, de nuestra historia política, e intentó a través de su obra sembrar la tolerancia y la necesidad de la convivencia pacífica”, destacaban en el site del artista Luisjmedrano.com.ar (recuperado en Ilustracion.fadu.uba.ar)

El diario La Nación publica exitosamente la primera compilación de los “Grafodramas”, con prólogo del escritor Arturo Cancela en 1943, y Medrano se anima a una revista propia, “Poupurrí”, de escaso éxito quizá por el humorismo “demasiado anglo”, en palabras de Rep, que retornaría, fracasando, en 1955. En aquella época, además de volcarse a la caricatura política en diarios y sumarse a la editorial Atlántida, amplió las tiras con las series de “La placa velada”, “Estaba escrito” y “Apuntes desde un balcón”. Esta última en la revista “Vea y Lea” tuvo una enorme repercusión con las escenas que el artista dibujaba desde el estudio de Diagonal Norte y Florida. También se animó a crear una historieta, la única, “Matías” (1955), un hombre de un mate -cabeza- gigantesco, un sabelotodo que tenía rasgos de Medrano, y que pasó desapercibida. Mayor suceso tuvieron los microprogramas en canal 7, entre 1956 y 1958, donde dibujaba en vivo y explicaba parte de los técnicas, con referencias a sus fuentes y maestros, un antecesor del ciclo de los noventa “Caloi en su Tinta”, conducido por el dibujante Caloi

A principios de los sesenta el artista toma una decisión radical y se instala en Estados Unidos. Allí, con casi cincuenta años, se gradúa de periodista en Indianápolis. Colaboraría en el diario local y,  tanta gratitud recogió nuestro dibujante, que en Hartford se instituyó el 16 de noviembre como el “Día de Luis J. Medrano”. Seguía enviando regularmente viñetas a los diarios porteños, sumando El Cronista Comercial, y realiza almanaques para importantes automotrices norteamericanas. Entre los premios que se le otorgan contemporáneamente se encuentran la Orden del Mérito Civil del Gobierno de España y el Premio Anual ADEPA -Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas. En los últimos años alterna con muestras de sus cuadros suprarrealistas, así definidas por el artista,  con trabajos especialmente encargados como “El milagro argentino” (1967), que trazaba un panorama político y económico actual, tamizado por su afilado ingenio y lápiz. Fallecería el 29 de agosto de 1974. Medrano no creó personajes como Inodoro Pereyra o Mafalda. Medrano creó el escenario, los tipos y los códigos visuales, paridos en nuestro ADN, para que ellos, y los que vengan, pudieran ser.

 

Dice Luis J. Medrano

“Algunos temas no son precisamente risueños, pero el dibujo hace aparecerlos como tales… -el mío es- un humorismo para pensar, en el que el trabajo del dibujante es completado, por así decirlo, por el ingenio del lector…-mi- humorismo tiene un matiz completamente distinto: más hondura, tiende a lo satírico, es más literario. Yo trato de escribir gráficamente…No sé (qué es un grafodrama). Realmente no sé definirlo. Me propuse al comienzo hacer una historieta cómica. Pero de pronto me dí cuenta de que podía ser un humorista” en “Grafovida”. Edición y textos de Andrés Cascioli, Oche Califa y Elisa Medrano. La Nación. 2004.

Dicen de Luis J. Medrano

“Luis J. Medrano pintó aquello que yo hubiese querido pintar de haber sido dibujante. Bajó a su soporte exquisito el mundo de mi infancia y a sus personajes. La cara de sus señores pelados es la cara de mi padre. Y lo rodean siempre mis tíos. El chalet que asoma en la ventanilla del tren es el de mi tío Gregorio en San Andrés frente a la vía. La señora en malla que pasea por la Bristol es mi mamá, qué duda cabe. Soy el gordito en tranvía que cruza frente al cine. Y el estudiante angustiado que mira somnoliento el cuaderno. Un creador es siempre un poeta. Aunque no escriba jamás una palabra. Medrano es un vate suburbano que ha superado en su sutileza cualquier límite costumbrista. Un verdadero artista”,  Mauricio Kartun en Paginas12.com.ar

 

Imágenes: Museo Las Lilas de Areco

Fecha de Publicación: 23/03/2022

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Carlos Loiseau Tiren, tiren papelitos a Caloi
Fontanarrosa El Negro Fontanarrosa: entre la pluma y la camiseta

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Rodolfo Bebán Rodolfo Bebán. Alta Comedia de un Hombre de Honor

Mojones de una carrera que alumbró, tras el secreto de sus ojos, clases magistrales de actuación. Tr...

Historia
San Martin El fracaso de San Martín. Buenos Aires, 1822

En un capítulo crítico de la campaña libertadora, el Gran Jefe envió a su país un desesperado llamad...

Espectáculos
Hugo del Carril Hugo del Carril x Hugo del Carril. Una biografía comentada

Uno de los artistas argentinos que marcó a su pueblo con un acercamiento original a los temas social...

Historia
Invasiones Inglesas Invasiones Inglesas. Los Cantos a la Patria naciente

Las invasiones británicas de 1806 y 1807 terminaron de socavar las estructuras perimidas del Virrein...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades