Buenos Aires - - Sábado 15 De Agosto

Home Gente Arte y Literatura La madre de la literatura fantástica argentina

La madre de la literatura fantástica argentina

Liliana Bodoc se destacó en el género de la épica y la literatura fantástica. Murió a los 59 años, pero dejó un enorme legado.

Arte y Literatura
Liliana Bodoc

Liliana Chiavetta, conocida como Liliana Bodoc por haber tomado el apellido de su esposo, nació en Santa Fe, el 21 de julio de 1958. Sin embargo, desde muy pequeña se trasladó a Mendoza, para no irse nunca más. Por eso, los mendocinos la tomamos como una pluma más de nuestra literatura. En esta nota hacemos un repaso de su vida y obra en una entrevista a su hermana, Silvia Chiavetta.

Sus primeros años de vida no fueron para nada fáciles: “En nuestra infancia hubo un hecho que nos marcó profundamente, que fue la muerte de nuestra mamá, cuando apenas habíamos venido a vivir a Mendoza. Yo tenía entre 8 y 9 años y la Lili, entre 5 y 6”. Por eso, la situación se tornó más adversa aún para su padre: “Vivíamos en la fábrica Minetti porque mi papá trabajaba ahí. Y él, cuando llegaba de la fábrica, como no sabía cómo lidiar con su viudez y sus cuatro hijos, acostumbró a sentarnos en el único sillón que había en el living a leernos poesía”.

Eran cuatro hermanos: Kelo, el mayor; Hugo, que vive en Mendoza; Silvia; y, finalmente, la más pequeña, Liliana. La muerte siguió de cerca a su familia: “El año 2018 fue muy doloroso porque falleció la Lili y, un par de meses después, también murió Kelo”.

Su acercamiento a la literatura

Consultada sobre los primeros acercamientos de Liliana a la literatura, Silvia recordó: “Mi papá nos leía Tejada Gómez, nos leía Walt Whitman, a Neruda, y creo que esa poesía se nos metió a todos los hermanos, muy adentro. A pesar de que muchas veces no entendíamos lo que nos leía mi papá. Pero eso fue descubrir el mundo de la poesía. Y a la Lili se le abrió un mundo maravilloso. En ella se despertó toda la magia y esos mundos que después pudo crear”.

La fantasía estuvo siempre presente en la imaginación de Bodoc. “Ya desde chiquita ella miraba por la ventana y me decía ‘mirá ese duende’ o ‘mirá el hada’. Empezó a crear ahí en la fábrica, entre los médanos de piedra caliza y las vías del tren, a crear sus propios mundos”.

Para nosotros es mendocina, ¿qué queda del Santa Fe natal?

“Queda mucho. Es donde nacimos y ahí está nuestra raíz. Siempre decíamos con Lili que Santa Fe era nuestro hogar porque ahí estuvimos todos juntos. Era una manera de volver al seno materno y a nuestros abuelos. Pero en Mendoza crecimos, estudiamos, nos casamos, tuvimos hijos”.

“Pero ella fue siempre de ir y venir. Vivió en Buenos Aires, pero no le gustó mucho. Escribió en El Trapiche y se enamoró de ese lugar. Por eso, cuando se le dieron las condiciones, eligió irse a vivir a El Trapiche porque le gustaba mucho. Su casa está en un lugar muy lindo, frente al río, con mucho contacto con la naturaleza, y ella era feliz allí”.

Cómo comenzó a dedicar su vida a la literatura

Lo primero que escribió la Lili fueron obras de teatro para que jugáramos con nuestras amigas. Ya en la adolescencia, escribió mucha poesía. En forma desordenada pero maravillosa. Y, después, parecía que se alejaba de la literatura, solo se dedicó a leer. Pero, más tarde, descubrió la épica fantástica, descubrió a Tolkien. En ese momento se planteó escribir una épica latinoamericana. Allí se sentó y no paró nunca más de escribir. Escribió La Saga de los Confines, su obra más emblemática, escribió cuentos infantiles, juveniles y novelas”.

¿Creían que ella podía llegar tan lejos?

“Ella, en la adolescencia, escribía poesía y lo tomábamos como tantos que por ahí se ponen y escriben. Ella no decía que quería ser escritora, no lo explicitaba. Después, cuando fuimos creciendo un poco, ella nos escribía muchas cartas de amor y dedicatorias para nuestros amores. Pero nunca nos imaginamos que iba a ser escritora. Recién cuando leímos y releímos Los Días del Venado, ahí nos dimos cuenta de la maravilla que la Lili era capaz de escribir”.

Su primer lector

“Yo no. Sus primeros lectores son sus hijos y Jorge, su marido, su compañero de toda la vida. Son sus primeros lectores y críticos”.

Cómo la reconoce la sociedad

“La obra de la Lili es muy profunda. Erróneamente encasillada en literatura infantil y juvenil porque creo que la literatura debe trascender esos estantes de las librerías. La Lili, en sus obras, ya sea en sus cuentos más pequeños o en La Saga de los Confines, nos regala una literatura profundamente humana que nos llama a transformar el mundo y a transformarnos a nosotros mismos. Nos llama a usar la literatura para conmovernos, paras transformarnos y hacernos libres. El legado literario de la Lili es inmenso y nosotros lo vemos con el correr de los años”.

Fecha de Publicación: 21/07/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Julián Weich "El argentino debe ser más útil y creerse menos importante"

Julián Weich en una entrevista imperdible con Serargentino.com. Te la compartimos.

Argentinos por el mundo
Alexia-Garcia-Del-Río Conquistar LA

Alexia Garcia Del Río es una argentina que triunfa en Los Ángeles con sus dos pasiones: el cine y la...

Tradiciones
Agosto Sanmartiniano Agosto Sanmartiniano

José de San Martín fue padre y murió en el mes de agosto. Por eso, en Mendoza, rendimos homenaje al...

Historia
San Martín en la prensa de su época San Martín en la prensa de su época

Durante los años de su glorioso paso en suelo americano y el amargo exilio, el periodismo a favor y...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades