clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 21 De Abril

Home Gente Arte y Literatura García Ferré: el gran ilusionista que fue maestro de vida

García Ferré: el gran ilusionista que fue maestro de vida

El dibujante, animador y editor español, un enamorado de Buenos Aires, proyecta valores a seis generaciones. Continuará.

Arte y Literatura
García Ferré

Manuel García Ferré (Almería, 1929-Buenos Aires, 2013) es uno de los principales humoristas gráficos, y empresarios editoriales del medio argentino, con un afán educador, y que aún es recordado en Hispanoamérica con sus personajes. Anteojito, Hijitus, Petete, Trapito, Manuelita y decenas más en papel, o celuloide, representaron un mundo armónico, sin conflictos, donde los malos más malos podían redimirse.

Llegado al país en 1947 con el sueño de ser arquitecto, que dejó como testigo un cuadro suyo de arrabal inspirador en su casa por décadas, sus inicios se encuentran en la publicidad. Pero su gran amor era el cine y la animación, admirador de Chaplin y Disney, y se lanzó a ella con “Yo soy feliz”,  un corto protagonizado por un pollito linyera llamado Pi-Pío, y con el fondo de un éxito del momento, “Linyera soy”. Ese mismo año consigue trabajo en Billiken realizando la versión historieta del pollito y lleva a su escenario de Villa Leoncia, ya como un estrambótico sheriff, hacia unos límites de delirios que se anticipan a la animación contemporánea. Y si bien tiene las bases morales y didácticas de toda la obra de García Ferré, “yo nunca prometeré lo que no pueda cumplir”, dice Pi-Pío, aparecen libertades idiomáticas y estilísticas  que estimularán la imaginación de nuevas camadas de dibujantes. También emergen en esta tira Calculín, Ico, Pinchapúa -Pantriste-, Oaky -versión malvada- e Hijitus, “chico importado en observación que desciende de los faraones” Todos ellos transitarán de Billiken a la revista propia de García Ferré, Anteojito (1964-2001), que toma el nombre del famosísimo personaje que junto a su tío Antifaz protagonizaba su propio programa de televisión en Canal 9. Ambos habían nacido de Producciones García Ferré en 1962, una de las productoras publicitarias exitosas de la década, inventora de los “jingles historietas”,  con más de 800 comerciales animados para importantes marcas, y que gana el Martín Fierro en 1964.

La tirada semanal de Anteojito alcanzaba los 700 mil ejemplares con un contenido apegado a la currícula escolar y entrañables historietas de Lino Palacio, Fola, Mirco Repetto, Jorge de los Ríos y Oswal, entre muchos colaboradores. En ese contexto García Ferré consigue nuevo récords en 1967 con la primera serie animada argentina, Las aventuras de Hijitus. A partir de allí Largirucho, Pucho, el Profesor Neurus, La Bruja Cachavacha, Boxitracio, por citar solo algunos, pasan a ser parte del imaginario popular de los argentinos y latinoamericanos “Bla más fuerte que no te escucho”, “Cállete, retonto” o “Este que, profesor” son latiguillos inoxidables de la serie que se transmiten de padres a hijos. Y que las películas desde “Mil intentos y un invento” (1972) a “Soledad y Largirucho” (2012), pasando por la taquillera “Manuelita” (1999), transformaron en una fuente inagotable de sonrisas asentadas en la bondad, la valentía frente a las injusticias, nunca dejar de soñar, y valorar el trabajo y la familia.

Ciudadano Ilustre de Buenos Aires en 2009, y distinguido por la Fundación Kónex debido a su tarea en la divulgación de la cultura y las ciencias, a través de revistas y programas, García Ferré es más que el Walt Disney argentino, es un luminoso maestro de nuestras niñas y niñas por siempre ¡Intríngulis-Chingulís! ¡Uh! ¡Uh! ¡Uh!

Aclaración al desprevenido lector: esta frase de Anteojito, que encabezaba la revista homónima, tenía también las típicas terminaciones de García Ferré en seudo latín, una amable revancha a la lengua clásica que había hecho sufrir al niño Manuel en su natal España.

Dice Manuel García Ferré

“Espero que -mi legado- sirva para ayudar a mostrar que con corazón se pueden muchas cosas, muchas. Que no importan los porrazos. Importa el cariño, creer, contar. Y eso es lo que he elegido creer en esta vida. En mí hay un Quijote en forma de Hijitus, y a veces me revelo contra los molinos de viento”. (Fuente www.perfil.com).

 

Dicen de Manuel García Ferré

“Miraba mucho (Igual que Anteojito) y todo iba a la galera sin fondo de sus personajes.  Escuchaba todo con atención, atento al menor detalle y sus comentarios siempre breves, nos dejaban pensando… -con él- era como caminar con un chico. Porque nunca se olvidó de ser niño. Caminaba rápido y sin apuro porque para él lo importante era el viaje” Horacio de Dios en García Ferré. Catálogo. Museo del Humor. 2013

Fecha de Publicación: 08/10/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Quino La filosofía dibujada de Quino
Historietas: 5 personajes que marcaron nuestra infancia

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Salud y Estética
Yoguini 20 minutos de yoga fuerte

Hoy Patrizia nos trae una práctica de 20 minutos de power yoga, pensada para aquellos que ya tienen...

Argentinos por el mundo
Dubai Una mendocina en Dubai, con 60 grados de calor

Hasta esa temperatura puede llegar la sensación térmica en Dubai. Allí vive una mendocina que trabaj...

Arte y Literatura
Sara Facio Sara Facio: la militante de la fotografía

La fotógrafa y gestora cultural prácticamente inventó el espacio de la fotografía en las artes nacio...

Arte y Literatura
literatura argentina María Cabeza nos habla de su último libro

La columnista de SerArgentino.com y ganadora del reconocimiento “Embajadora de la Palabra”, cuenta t...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades