Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El ojo avizor de Marechal

En el mes de Leopoldo Marechal, te contamos vida y obra de este referente de la literatura argentina contemporánea.

Durante junio se cumplen 120 años del nacimiento de Leopoldo Marechal y 50 de su fallecimiento, figura de la literatura argentina contemporánea. Marechal fue un escritor que mitificó con humor las vanguardias de los años veinte de Jorge Luis Borges y Xul Solar y las proyectó en las generaciones posteriores, de las cuales "Rayuela" (1963) de Julio Cortázar sería una prolongación sentimental de su "Adán Buenosayres" (1948). Sin embargo, la crítica deja de lado una incesante producción poética, entre las desbordantes metáforas de sus comienzos, "Cinco poemas australes" (1936) y la liturgia catolicista del final, "Heptamerón" (1966), varios ensayos y artículos periodísticos, y una sólida dramaturgia que apareció en su mayoría post mortem. Incluso entre sus papeles, en custodia de sus hijas, se encuentran once piezas aún inéditas.

Su obra

La primera obra teatral de Marechal, y tal vez la más representada, sea "Antígona Vélez" (1951), una tragedia griega llevada a las pampas argentinas. Con el telón de plomo de la autodenominada "Conquista del Desierto", el dramaturgo transpola en la "Postrera" el conflicto universal del clásico de Sófocles con los condimentos del choque cultural argentino entre criollos e indígenas.  Aquella versión estuvo a punto de no estrenarse porque la actriz principal, Fanny Navarro, extravió el manuscrito único. Pero una llamada de Eva Perón logró que Marechal reescriba íntegro el texto pese a una negativa inicial.

Así recuerda el dramaturgo el diálogo con Evita, "ganado por su encantamiento, me puse en la obra que me llevó todo ese día y su noche consiguiente, asistido por Elbia –su pareja, la poeta Rosbaco- que trabajó conmigo hasta el amanecer. En la tarde siguiente leí la obra en el escenario del –Teatro- Cervantes, ante los actores y Enrique Santos Discépolo (el inefable Discepolín), que haría la puesta en escena. El drama se presentó el 25 de mayo de 1951, en condiciones precarias de tiempo, escenografía y ensayos. Fue un gran éxito de público y de crítica" (en "Palabras con Leopoldo Marechal". Alfredo Andrés. Buenos Aires: Carlos Pérez Editor. 1968).

Marechal, docente secundario apasionado, funcionario durante el primer peronismo, olvidado tras la caída de Perón, recuperado por los jóvenes en los últimos años de su vida, era un hombre que sabía leer entre las alegorías y las epopeyas de todos los tiempos el destino de sus compatriotas. Al final de la novela "El Banquete de Severo Arcángelo" leemos y releemos: "Hay símbolos que ríen y símbolos que lloran. Hay símbolos que muerden como perros furiosos o patean como redomones, y símbolos que se abren como frutas y destilan leche y miel. Y hay símbolos que aguardan como bombas de tiempo"

Dice Leopoldo Marechal

"...la salud del cuerpo social, depende, como la del cuerpo humano, de la armonía solidaria en que se cumplen sus funciones vitales, de acuerdo con un orden o equilibrio que dicta su propia necesidad..."

En Cuaderno de Navegación, Buenos Aires:emecé. 1995

Dicen de Leopoldo Marechal

"La angustia –de Adán Buenosayres-, que nace del desajuste, es en suma lo que caracteriza –en todos los planos, mentales, morales y del sentimiento- al argentino, y sobre todo al argentino azotado de vientos inconciliables" 

Julio Cortázar, en Realidad XIV, 1949.
Rating: 5.00/5.