Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Desde Villa Pueyrredón al mundo

Mordillo es una marca registrada de los argentinos. Y sus hombrecitos blancos y mujeres redondas nos siguen enseñando a ser mejores.

Guillermo Mordillo (Buenos Aires, 1932 - Mallorca, 2019) es uno de los humoristas gráficos argentinos con mayor proyección internacional. Su famoso Hombrecito Blanco es un ícono para millones de lectores y sus viñetas desbordantes de humanismo un mensaje optimista que continuará en la memoria popular.  

Impactado en 1938 con Blancanieves de Walt Disney, una de sus influencias, con sólo cinco años decide una carrera que con menos de veinte ya lo tenía ilustrando libros infantiles en la editorial Códex y dibujando el entrañable Fosforito junto a Aldo Cammarota. Intentos en Perú y Estados Unidos, donde persigue su sueño en la animación, incluso llega a trabajar en Popeye mientras dibujaba tarjetas humorísticas, lo llevan a Francia con la necesidad de un trabajo y, entonces, “elegí tirar el manotazo de ahogado y hacer otra cosa: dibujos mudos para las revistas y periódicos. Me salió bien. 'Se te fue la mano' me dijo Carlos Garaycochea”, escribía el dibujante en una autobiografía.

Además de miles libros vendidos con sus historias de amores, deportes y animales en surrealistas selvas, Mordillo ilustró para grandes marcas como Mont Blanc o Swatch. En sus últimos años siguió experimentando con acrílicos y lápices de color y multiplica sus ilustraciones con fines benéficos.

 

Dicen de Mordillo

“Es por eso que su mundo, que aparentemente es tan absurdo, también es nuestro. Y estamos agradecidos con él, porque nunca deja de recordarnos cuán colorido y feliz es este mundo nuestro, a pesar de todo. Esto también se ve confirmado por una famosa caricatura que diseñó para Amnistía Internacional hace unos años: en una ciudad totalmente gris, un pequeño hombre que se atrevió a pintar su casa imaginativamente es arrestado de inmediato y encerrado en la cárcel. De ahí la creencia del artista en la libertad de color, pensamiento, expresión, imaginación y creatividad. Esto está en el corazón del mundo de Mordillo”.

Palabras de Ferruccio Giromini, prologuista de la muestra “Mordillo” en Museo Luzzati di Genova, 2011

Dice Mordillo

"Cuesta mucho dibujar. Tienes que tener ganas de hacerlo. Esto lo decía Oski, lo dice Sempé, lo dice Quino, lo digo yo...No tenemos facilidad para dibujar, lo que tenemos son ganas. Porque sin ganas nada te sale respetablemente bien".

 

Fuente: https://migmuseo.blogspot.com/2020/06/mordillo-en-el-centro-fontanarrosa.html

Rating: 4.00/5.