Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Cinco estrofas clave del Martín Fierro

El Martín Fierro es un libro que no precisa introducción: todos sabemos de qué se trata.

Se cuenta que el objetivo de José Hernández al escribir el poema de Martín Fierro en 1872 fue retratar a un ser nacional auténtico, un gaucho argentino de pura cepa; y, en el proceso, denunciar las arduas e injustas condiciones de vida a las cuales los gauchos eran sometidos. De hecho, Leopoldo Lugones en su ensayo El payador (1916) considera a éste el poema épico de la argentinidad por excelencia. Tuvo tanto éxito que sus versos se oían en las pulperías (esos bares que antaño orquestaban la vida en los pueblos rurales), de la boca de aquellos pocos suertudos que sabían leer; así como también en los barrios de clase alta de la ciudad porteña, a la cual el autor tenía acceso. Si bien el lenguaje en el que está escrito es un fiel retrato del que hablaba el gauchaje, está adaptado de modo que todos podamos comprenderlo sin dificultades, y conmovernos con la épica historia de Fierro.

 

Con su pluma, Hernández logró algo indescriptiblemente difícil: sus estrofas se hicieron populares al nivel de que los reconocen incluso quienes no leyeron el texto. No debemos olvidar que el 10 de noviembre de cada año se celebra el Día de la Tradición en conmemoración del nacimiento del autor.

Basta de prólogos, con ustedes, cinco estrofas clave del Martín Fierro, el poema que nunca pasa de moda.

Allí pasaba las horas / sin haber naides conmigo / teniendo a Dios por testigo, / y mis pensamientos fijos / en mi mujer y mis hijos, /en mi pago y en mi amigo.

Una de las que mejor demuestra la condición a la que Fierro ha sido empujado por el Estado: perdió a la familia, a los amigos y al lugar de pertenencia, y lo que más pesar le causa, perdió a su gran y casi único amigo fiel, Cruz. En efecto, estos versos se inscriben en un doloroso y bellísimo pasaje que el protagonista dedica a su luto por la muerte temprana de su compañero, quien fue vencido por la viruela. Todo eso, dicho con una hermosura pocas veces vista.

Si uno aguanta, es gaucho bruto; / si no aguanta es gaucho malo. / ¡Dele azote, dele palo, / porque es lo que él necesita! / De todo el que nació gaucho / ésta es la suerte maldita.

Poco que agregar. El ethos del poema resumido en seis versos. Se evidencia de un modo honesto e imborrable la crueldad con la que se trataba a quienes eran llevados por la leva. Esta se trata de una entre varias estrofas dedicadas a la soledad y mala fortuna del gaucho. Una maravilla.

Dende chiquito gané / la vida con mi trabajo, / y aunque siempre estuve abajo / y no sé lo que es subir / también el mucho sufrir / suele cansarnos, ¡barajo!

¿Por qué Fierro se hace desertor y se va a vivir con los indios? ¿Por qué le da la espalda al Estado? Exactamente por esto. Se demuestra que incluso el fuerte espíritu de Fierro sufre las desgracias que los jueces de paz y los patrones infligen en su clase Un resumen de la injusticia cotidiana que vivía el gauchaje.

La ley es tela de araña / y en mi ignorancia lo esplico / no la tema el hombre rico / no la tema el que mande /pues la rompe el bicho grande / y solo enrieda a los chicos.

No se me ocurre ninguna forma más acertada (y mucho menos más poética) de explicar algo tan complejo como la ley en una sola estrofa. Por textos como este Hernández es quien es.

Tienen la cabeza llena; / hay sabios de todas menas, / mas digo sin ser muy ducho / es mejor que aprender mucho / el aprender cosas buenas.

No agrego nada. Quédense con esa belleza.

Rating: 4.00/5.