clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 01 De Diciembre

Home Gente Arte y Literatura Acción Poética: las paredes hablan (y nos dicen cosas lindas)

Acción Poética: las paredes hablan (y nos dicen cosas lindas)

Hace 10 años, un tucumano trajo a la Argentina este movimiento artístico que se expandió por toda Latinoamérica. Esta es la historia de Acción Poética, de Fernando Ríos Kissner y de todos nosotros.

Arte y Literatura
Acción Poética

Seguramente habrán visto alguno, en cualquier pared de cualquier ciudad. Fondo blanco, letras negras, y una frase que nos sacude las preocupaciones por un momento. Porque hay algo que todas tienen en común: palabras que inspiran, que refrescan, que nos traen una bocanada de aire entre tanta locura. Luego de leer al pasar algún mural de Acción Poética, de seguro nos vamos con una sonrisa.

La semilla de este movimiento que hoy se expande por toda Latinoamérica fue plantada en Monterrey, México, pero la enredadera que cruza el continente comenzó a crecer desde la provincia más pequeña de la Argentina. Fue un tucumano, Fernando Ríos Kissner, quien hizo suya la causa y, desde el Jardín de la República, inició la ola expansiva que llegaría a cada ciudad y a cada pueblo de nuestra región.

Acción Poética

Todo comenzó hace 10 años, cuando Fernando se puso en contacto con el poeta mexicano Armando Alanís Pulido, quien se había planteado como meta “poner la poesía donde merece estar, en la calle”. Con eso en mente, en 1996, había impulsado esta aventura artística con reglas muy claras: letras negras, fondo blanco y nada de política ni de religión.

Fue así como, con esas directrices –y sin haber pintado nunca–, Fernando creó su primer mural en un paredón de su propia casa: “Duermo poco, sueño mucho”, escribió. Luego, comenzó a salir en las madrugadas a pintar paredes anónimas de la capital tucumana. Se le fueron sumando amigos, conocidos y, con el tiempo, extraños que se enteraban del movimiento y querían participar.

Acción Poética comenzó en Tucumán ligada a la contracultura: pintaban de noche, sin pedir autorización a los dueños de las paredes, como si se tratara de un acto vandálico. Cuando, en realidad, no lo era. Fue entonces cuando Fernando sumó algunas reglas propias a las propuestas por Armando en México. A partir de entonces, no se pintarían paredes sin permiso: lo más importante siempre sería el vecino.

De esta manera, el movimiento comenzó a trabajar a plena luz del día y se sumaron otros actores sociales. Abuelos, chicos, mujeres y hombres se animaron a regalarles sus palabras a las paredes tucumanas. Arte hecho por personas que no eran artistas, que les permitió apropiarse del espacio público y resignificarlo.

Acción Poética

Las redes sociales jugaron un papel importante para que esta ola artística se extendiera y, así, Fernando se puso al frente del movimiento de Acción Poética en Argentina y en toda Sudamérica.

 

Un proyecto social

Si bien Acción Poética nació como un movimiento artístico-literario, con el tiempo –y de forma casi natural–, se convirtió en un proyecto social que ayuda a que las comunidades plasmen sus realidades en el espacio que habitan. La experiencia se ha realizado en cárceles, hospitales y escuelas, entre otros lugares.

En estos casos, el proceso que lleva a pintar el mural es más importante que el mural en sí. Tiene que ver con darles voz a aquellos que no la tienen; con permitirles indagar en sus sentimientos, en sus deseos, en sus anhelos, y sacar algo bello incluso de las circunstancias más difíciles.

 

Regalar palabras

En Acción Poética no se pintan graffitis; tampoco murales en el sentido estricto. Es un ejercicio que tiene que ver más con la literatura que con las artes plásticas. El foco está puesto en las palabras, en las frases amables, positivas, esperanzadoras. En “sacar belleza de este caos”, como diría Cerati. Y, también, en llevar el arte a la persona común, para que pase a ser algo que se hace para toda la sociedad, y no solo para los artistas. Que la cultura sea de todos, y para todos.

Una acción que parta de la poesía. Cambiar los barrios a través de las palabras. Que el arte sea de todos y no solo de los artistas. Puede que no sea una gran revolución, pero, si sirve para que alguien se lleve al menos una sonrisa, ya es suficiente.

Fecha de Publicación: 21/04/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Barbara Roggero: Una artista que embellece su ciudad pintando murales Una artista que embellece su ciudad pintando murales
mural en pipinas buenos aires Razones por las que debés enamorarte de los murales

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Subte Buenos Aires 1913 Subterráneo de Buenos Aires. El reino olvidado.

Los primeros días de diciembre de 1913 los porteños serían los primeros en Hispanoamérica en viajar...

Tradiciones
mate-amargo ¿Te gusta el mate amargo?

Te enseñamos cómo curar el recipiente para que disfrutes de los amargos más ricos.

Historia
Mercosur Declaración de Foz de Iguazú. Argentina y Brasil, Hermanos

Suscripta por ambos países el 30 de noviembre de 1985 constituyó el germen del MERCOSUR. Si bien est...

Historia
Teatro argentino Teatro Argentino: una pasión nacional y popular

Los duendes del teatro argentino nacieron entre esclavos y criollos, aprendices de los españoles. Vi...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades