Ser Argentino. Todo sobre Argentina

“Soy un enamorado de mi país”

Bruno, desde Ibiza, nos contó sus sensaciones, luego de estar 6 años en el exterior. Si bien está cómodo, considera volver al país en algún momento.

Bruno es un mendocino que nació y se crio en El Challao, departamento de Las Heras. Pero desde 2015 vive en Europa. Y, tras haber visitado muchos países, decidió hacer pie en Ibiza, España. “Me fui de Argentina en junio de 2015. Me vine a Europa solo, como una experiencia personal. Solo con pasaje de ida, porque no sabía cuánto tiempo me iba a quedar. Mi idea era trabajar y viajar con el dinero que iba ganando. Desde que llegué a España he estado viviendo en Ibiza. Me he instalado aquí desde principios de 2016. Vivo con mi novia, que es de aquí. He estado en Portugal, Francia, Italia, Suiza, Austria, República Checa, Alemania, Bélgica, Holanda, Escocia, Irlanda e Inglaterra”.

Habiendo encontrado la fiel compañía de su novia, luego se dedicó a desarrollarse laboralmente. “Yo trabajo por temporada. Aquí trabajo la temporada de verano, que son 7 u 8 meses, lo que me permite ir una o dos veces al año a la Argentina. Trabajo en un restaurante y, además, tengo una pequeña empresa de alquiler de drones y filmaciones”.

Sobre las actitudes de los españoles, Bruno ve el espíritu argentino en cada una de ellas: “Me he encontrado costumbres y maneras de pensar muy similares a las nuestras, porque es una cultura que hemos mamado mucho en Argentina. La calidez de la gente es fantástica. Hay buena calidad de vida. Económicamente hablando, lo que aprecio es que no hay mucha diferencia entre las clases sociales. Y, por supuesto, la buena comida, que es algo característico de todos los rincones de España”.

Si bien la viveza criolla está a la orden de día, en líneas generales, los españoles nos quieren. “Los españoles nos quieren a los argentinos, nos aprecian mucho y nos ven como una cultura muy parecida a ellos. Aunque siempre tenemos el “listo”, como le dicen acá, que siempre nos puede dejar mal parados. Pero, en general, tienen un buen concepto de nosotros. Siempre nos han tratado muy bien, nunca me he sentido discriminado de ser argentino. Pero sí, más de una vez me ha tocado tener que ir en contra de ese concepto de buscar la vida fácil, de trata de venir a conseguir un estilo de vida sin esfuerzo. La verdad es que, en algunos momentos, he tenido que luchar contra eso”.

Más allá de su buen pasar, no sólo económico, sino también sentimental, Bruno no considera vivir definitivamente en el exterior. “Pienso en volver. Sí. Lo pienso desde que me fui. Nunca he pensado en vivir afuera. Voy a Argentina permanentemente, es un viaje obligado que tengo todos los años. Voy siempre con mi pareja, entre uno y cuatro meses. Se extraña muchísimo”. Y, como la gran mayoría de nuestros argentinos entrevistados en el exterior, las juntadas son lo que más se extraña: “Lo que más extraño son las juntadas en familia y con amigos. Eso lleva a uno a querer volver. Esos lazos que se forman con los años son muy difíciles de reemplazar. Sobre todo, los que uno va teniendo de chico. Es muy difícil tener esa relación con gente que se conoce acá. Igual, por mi trabajo, es muy difícil crear ese vínculo ya que fluctúa mucho la gente que hay dentro y fuera de temporada. Además, amo mi tierra, me encantan las actividades y todo lo que mi país ofrece, soy un enamorado de mi país”.

Así concluyó una rica charla con un mendocino en el exterior. La felicidad y la satisfacción lo acompañan en su aventura por el viejo continente, pero sabe que, al final del camino, lo espera su Mendoza natal, su familia y sus amigos. Algo que no cambia por nada.

Rating: 5.00/5.