Buenos Aires - - Viernes 04 De Diciembre

Home Gente Argentinos por el mundo Pasado, presente y futuro

Pasado, presente y futuro

¿Por qué salir a recorrer el mundo con lo puesto es una fantasía que tenemos todos?

Argentinos por el mundo
Ayer leí una nota que contaba que una pareja de argentinos que trabajaba en publicidad digital (cómo los entiendo, amigos), decidieron renunciar a todo (trabajo, alquiler y falsa seguridad) para irse a recorrer el mundo cambiando casa y comida por trabajo. El trabajo, en su caso, fue desde cuidar una huerta hasta pintar una pared, desde arreglar un baño hasta enseñar español. En fin, “lo que sea”. ¿Por qué dejar todo atrás y salir a recorrer el mundo con lo puesto es una fantasía que todos tuvimos alguna vez? ¿Cuál es el deseo que se despierta? Sin ponernos demasiado existencialistas –aunque podríamos, herramientas teóricas sobran− creo que un gran mal de nuestra época es pensar que lo que estamos haciendo no es lo mejor que nos podría estar pasando. Noten que ni siquiera digo que pensemos que lo que estamos haciendo no es “bueno”, sino que no es “lo mejor”. Vivimos desesperados tras un reloj delirante que nos obliga a obligarnos cada vez más. ¿Cuántas veces, mientras hacemos algo estamos pensando en qué es lo que vamos a hacer después? Si pensamos así, ¿qué valor le estamos dando al presente? Y ahí es donde hay que tener cuidado: el presente es lo único que tenemos. El pasado ya pasó y el futuro es una entelequia. Entonces, volviendo, trabajar de “cualquier cosa” a cambio de casa y comida (las necesidades básicas por antonomasia), me parece que, de alguna manera, lo que genera es una especie de obligación de habitar el presente. No hay nada para acumular, nada para ahorrar, nada para planificar: sólo debemos pintar esa pared para, en un rato, recibir un plato de comida y una frazada. Volviendo al principio, creo que todos alguna vez tuvimos esa fantasía (en mi caso mucho más que “alguna vez”) porque lo que estamos deseando, en el fondo, es salirnos un poco de este sistema que nos transforma en esclavos de nosotros mismos, en esclavos de nuestros deseos irrelevantes, hipotecando, sin darnos cuenta, lo único que tenemos: el ahora. Los dejo porque me voy a jugar con mi hijo, que, por suerte, no quiere dejar todo e irse a viajar por el mundo, sólo quiere que hagamos carreritas en un pie por el living. Gracias al cielo.

Fecha de Publicación: 12/11/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
Fiesta Nacional del Carbón El carbón y su celebración en Río Turbio

Cada 4 de diciembre, Día del Minero, en Río Turbio se celebra la Fiesta Nacional del Carbón.

Argentinos por el mundo
Viajeros Fede por el mundo, parte 2 

Segunda parte de “Fede por el mundo”, este santafesino que ayuda a otros a emprender aventuras. 

Argentinos por el mundo
viajero El mundo según Fede

Fede viaja por el mundo y comparte sus experiencias en redes sociales. Conocé la historia de este sa...

Tradiciones
carnaval de Sastre Un Sastre sin disfraces

Este verano no podremos ver las espectaculares producciones que la localidad santafesina de Sastre o...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades