clima-header

Buenos Aires - - Jueves 18 De Abril

Home Gente Argentinos por el mundo Otro país, otros ojos

Otro país, otros ojos

Cuando vivimos lejos del país estamos dispuestos a hacer cosas que acá no. ¿Cambian las realidades o cambian los ojos con los que las miramos?

Argentinos por el mundo
Otro-pais

Una de las cosas que más me sorprendió en cada una de las oportunidades en las que me tocó vivir afuera del país es que me encontré con muchísimos compatriotas que estaban dispuestos a hacer cosas que cuando vivían en Argentina no. No solo en términos de trabajo, sino en cosas tan disímiles como respetar las reglas de tránsito, pagar impuestos y hasta levantar la caca del perro. ¿Por qué nos pasa eso? ¿Cambian los ojos con los que miramos la vida?

Lo del trabajo a mí también me pasó, y lo tomo como una gran enseñanza de vida. Amparados en el confort que da sentirse en la parte alta de la pirámide social (el inmigrante, salvo que sea realmente rico, suele acomodarse en la parte más baja), a veces nos ponemos muy exquisitos. Con esto no quiero decir que haya que aceptar cualquier trabajo en cualquier condición por cualquier salario, de ninguna manera. Pero sí me interesa pensar por qué a alguien que le ofrecen, digamos, trabajo de mozo en su propio país dice que no y si se lo ofrecen estando afuera lo acepta. En primer lugar, claro, porque cuando el cinturón aprieta hay que sobrevivir como se pueda. Eso está claro. Pero creo que hay otra idea importante dando vueltas y que es la siguiente: salvo emigrados por cuestiones políticas, en la mayoría de los casos quien se va a vivir a otro país tiene la sensación o la esperanza de que va a estar mejor. Y es con esa paleta de colores con la que ve la vida. Entonces, toda situación, aunque no sea la ideal, no solo se siente como pasajera, sino que es tomada como un paso más en el camino del bienestar a futuro.

¿Podemos cambiar los ojos con los que miramos la realidad?

Por los motivos que sean, muchos argentinos no tienen esa sensación. La situación del país no ayuda, es verdad. Pero, incluso, en momentos en los que vivimos mejor, ese aspiracional que significa “vivir afuera” hace que todo se convierta en un sendero plagado de esperanza. ¿Por qué no tenemos esa esperanza cuando vivimos acá? ¿Por qué no tomamos lo que nos pasa como un escalón más en el camino del bienestar futuro? Son preguntas retóricas que no puedo responder. Pero sirven para pensar. Que no es poco.

Fecha de Publicación: 13/11/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Emprendedores
Altamiranda Mujeres emprendedoras: Noelia Altamiranda

Una historia de vida desafiante de una emprendedora que pudo romper las barreras y los estereotipos...

Editorial
Cine vacío El negocio del INCAA

Te cuento el verdadero por qué el Gobierno no quiere subvencionar al cine. Posta

Biografías
Bernardo Houssay Bernardo Houssay: mi país será una potencia científica

Orgullo nacional y latinoamericano, nuestro premio Nobel trabajó incansablemente con el máximo de su...

Política y Economía
Torero Los pobres toros de la CGT

La Plaza de Mayo parece haberse convertido en una plaza de toros en donde los animales están condena...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades