clima-header

Buenos Aires - - Domingo 11 De Abril

Home Gente Argentinos por el mundo Maxi Raco: el escultor que se hizo viajando, de Neuquén para el mundo

Maxi Raco: el escultor que se hizo viajando, de Neuquén para el mundo

Conocé a Maxi Raco, uno de los mejores escultores de nuestro país que aprendió su oficio viajando.

Argentinos por el mundo
escultor argentinos

Te contamos cómo Maxi, oriundo de Cutral Có, arrancó sus viajes por Sudamérica y llegó a Panamá donde aprendió el oficio de escultor y diseñador. También nos cuenta a qué se dedicó en la pandemia. 
 

La idea del viaje empezó en 2016 después de que varios amigos viajaron fuera del país mochileando; no aguanté las ganas, conseguí un laburo y empezamos a planificar el viaje con un amigo en Buenos Aires. Sabíamos que si queríamos extenderlo teníamos que trabajar. El primer destino fue Chile; salimos por Mahuil Malal, el paso fronterizo internacional al sur de Neuquén, ue bordea el volcán Lanín. Apenas llegamos, compramos un bolso térmico con el que empezamos a vender sanguches en la playa y por la noche hacíamos música, con lo que también juntábamos una moneda. Teníamos la idea de llegar en 10 días a Macchupichu y tardamos un mes porque a cada lugar que íbamos la pasabamos muy bien.

Después de conocer las ruinas, a mí me empezó a picar la de "qué lugar me sorprenderá de esta forma". Yo podía viajar hasta finales de marzo y mi compañero se volvía antes, así que él se volvió desde La Paz y yo, con la poca plata que me quedaba, fui hasta Río de Janeiro a encontrarme con un compañero del secundario que estaba viajando desde Bariloche a dedo. 

Nos habíamos prometido que nos encontraríamos en Brasil así que después de 3 días en colectivo llegué a su encuentro. Empezamos a viajar juntos siempre con la idea de llegar a México; fuimos a Bolivia, yo conocí el norte argentino, de nuevo Bolivia, un poco más de Perú y desde Lima, en junio, me fui a Ecuador. En Montañitas conocí a una chica que fue mi novia y viajamos juntos. Los dos cumplíamos en septiembre así que nos pusimos de objetivo llegar al Caribe a festejar los cumpleaños allá. Llegamos a Cartagena y por octubre me puse en contacto con Nahue Clandestino, que estaba formando parte de un equipo creativo en Panamá, para una empresa inmobiliaria que adquiría propiedades y ocupaba los espacios reutilizando materiales. Básicamente desarmaban muebles y los rearmaban de acuerdo al estilo del hostel. 

Para esa época yo llevaba 10 meses viajando de mochilero y viviendo en hostels y carpa, por lo que ya quería instalarme un poco más en algún lado. Así que así llegué a Panamá. Me recibieron con un montón de herramientas que me llamaban la atención pero que en mi vida había agarrado. Arriba del taller había un lugar donde se podía vivir pero que había que acondicionar, por lo que me prestaron las herramientas, me explicaron cómo usarlas, me acomodé y al cabo de dos semanas entré al taller como ayudante. Este fue un cambio radical en mi vida, en mi forma de viajar. Panamá fue la escuela que me enseñó a usar todo lo que tengo hoy en día para dedicarme a lo que me gusta y apasiona. 

 escultor

A la hora de describir lo que más le gusta de su trabajo, Maxi elige la variedad del día a día y la materialización de las ideas.

Lo que más me gusta es que el día a día nunca es parecido. Por ejemplo hoy me encuentro fabricando muebles y cada uno es distinto; la dinámica es de 2 o 3 días trabajando madera y de pronto te pasas al metal, hay que intercalar tareas. Hoy hago todo sólo, no tengo los recursos para pagarle a algún ayudante, pero la idea es seguir creciendo y estoy viendo si sale algún proyecto grande además de los muebles.

Para pasar en limpio, lo que más me apasiona entonces es tener una idea y poder hacerla física, en un mueble o en una escultura y que para lograrlo tenga que hacer muchas cosas distintas. El arte es lo que más me gusta, viviría viajando a lugares y haciendo esculturas. Proyectos como el último que hice, de armar el bar Monk! en Neuquén capital, fue genial también. Uno está dos o tres meses con un grupo increíble de personas y se divierte mientras aprende y trabaja; ojalá pueda seguir con ese tipo de trabajos

 

El bar al que Maxi hace referencia es Monk!, el lugar sensación del verano 2021 en Neuquén, hecho con materiales reciclables, pulmón y mucho criterio.

Cuando arrancó la pandemia y me instalé de nuevo en Neuquén, un amigo que hice en Buenos Aires me convoca para otro proyecto: Quería abrir un bar en un terreno baldío y comprar un colectivo para hacerlo foodtrack. Así que en septiembre 2020 me mudé a una casilla en el patio de lo que hoy es el bar. Fueron hermosos momentos, Fran, Mirko, Javi, enormes personas que a partir de la comunidad de trabajo entre amigos, lograron abrir el bar. Una vez abierto, empecé a trabajar ahí y fui el cajero de Monk!, fue una experiencia hermosa y el bar la rompió en el verano.


Maxi, un claro ejemplo de cómo reinventarse ante la adversidad, nos cuenta cómo fue volver a la Argentina, cuáles son sus esculturas favoritas y qué experiencias se lleva de haber viajado y vivido en otros países. 

 

En Panamá aprendí muchísimo. Básicamente reciclábamos y transformábamos piezas dándole una nueva utilidad. Descubrí que eso era lo que me interesaba, la transformación de cosas en productos. Estaba todo el tiempo absorbiendo, aprendiendo a soldar con mentes maestras en el taller de Selina de Panamá (el hostel que me contrató). Allá estuve 9 meses en esta universidad de la vida. 

 escultor

En cuanto a tus regresos a Argentina, ¿por qué fueron? ¿extrañabas?

Las 2 veces que me tocó volver de viaje fueron por circunstancias forzadas. La última claro, por la pandemia. Pero la primera vuelta se dio cuando estaba llegando a los 9 meses en Panamá y tenía la posibilidad de hacerme la residencia, seguir trabajando y haciendo una buena diferencia económica. Uno no está cerca de sus costumbres o de las miles de comodidades que tiene vivir en Argentina con respecto a Latinoamérica, pero mi plan era hacer una diferencia y volver a invertir al país.

Por ahí cuando llegás te das cuenta de que se extrañan algunas cosas, por ejemplo la refrigeración de la carne o el agua caliente, pero hay que adaptarse a otras circunstancias para seguir pasandola bien cuando se viaja. Yo me fui de viaje con problemas en las rodillas y los ligamentos comprometidos. Afrontar una operación en Panamá es impensado, está todo en dólares, así que por cuestiones de salud me volví a Argentina en agosto del 2018. Me operé en Neuquén, invertí en unas máquinas y abrí un pequeño taller; en enero de 2019 me mudé a San Martín de los Andes donde vive mi hermano kinesiólogo, así que con él hice mi rehabilitación de rodilla.

En febrero volví a trabajar, esta vez reacondicionando una casa y en marzo me convoca nuevamente Selina para proyectos y locaciones en Argentina. Me tocó ir (por suerte) a Bariloche en un proyecto increíble. Pude volver a trabajar con Nahue, y conocí a otros genios; fue un aprendizaje constante con todos diseñadores industriales.

La infraestructura de la empresa es también muy profesional. A finales de septiembre el proyecto estaba cocinado, y allí me llamó Broco, un amigo de Venezuela que conocí en Selina Panamá. La idea era hacer una escultura en el hostel de Buenos Aires. En ese año logré dos de las esculturas que más me gustaron: Uno fue un árbol para una biblioteca, hecho con libros y madera reciclada y la otra fue la jirafa de metal y en tamaño real, en Buenos Aires. Quedé fascinado y me di cuenta del nivel en el que estaba. En menos de dos años pasé de hacer panes para vender en la playa, a que me paguen vuelos y hospedaje para hacer cosas que me gustan. Trabajar mientras viajo, estar en movimiento y laburando de lo que me gusta, es un anhelo que tuve desde chico. 

Después de la Jirafa, me quedé sin proyecto en Argentina así que con lo que ahorré decidí sacar un pasaje a Cancún con la idea de llegar a Tulum, México. La idea se me despertó cuando arranqué a viajar porque México tiene mucha movida en cuanto a lo que yo hago, intervenciones en fiestas, esculturas, escenarios para djs... es un mundo increíble.

Desde México me convoca un chico de Cutral Có que fue compañero en Bariloche, para ir a MáncoraPerú . Él estaba a cargo de todo y me dejaba respondiendo por él en el taller. Fue también una linda experiencia en Máncora, que duró 2 meses y se paró por la pandemia. Allá estaba haciendo una escultura enorme también, una representación de un aborígen que fue finalizada por mis compañeros de Perú.

En abril del 2020, volví a la casa de mis viejos en Cutral Có y volví a invertir en máquinas para poder subsistir y no oxidarme. Neuquén es muy caro para vivir así que si no producís no la pasas tan bien. 

Hoy en día, después de la experiencia en el bar estoy en una chacra en Arroyito, gracias también a la familia de Guille de Monk! Acá estoy montando un taller más estable, en donde puedo vivir y trabajar sin causar molestias a vecinos. Así que la idea es seguir trabajando y ahorrando para continuar el viaje. Estoy más que dispuesto a seguir en movimiento mientras haya motivos interesantes y enriquecedores, para mí y para la comunidad donde los despliegue. 


Con tan solo 26 años, Maxi tiene la voracidad y el impulso para viajar y trabajar de lo que lo apasiona; un ejemplo y un orgullo para los neuquinos. 

Fecha de Publicación: 20/03/2021

Compartir
Califica este artículo
4.50/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

lola-mora Lola Mora, la escultora de la historia
Antonio-Pujia El escultor poeta de los argentinos

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
carnaval humahuaqueño 4 simbologías del carnaval humahuaqueño

Cada pequeña acción en torno al carnaval tiene su explicación e historia. En esta nota te contamos l...

Argentinos por el mundo
Tatín López Salaberry Tatín López Salaberry, embajador del tango

Años después de desempeñarse como diplomático en Costa Rica, Oscar López Salaberry es un auténtico e...

Historia
Rita Latallada de Victoria Rita Latallada de Victoria: una entrerriana que no para de enseñar

Te contamos la historia de un ícono de la sociedad entrerriana. Una mujer que revolucionó a la socie...

Arte y Literatura
Carlos Busqued Carlos Busqued: en el filo crepuscular

Recientemente fallecido, el escritor chaqueño con solo dos libros tiene un lugar prominente dentro d...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades