Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Juliana Espósito: la rosarina que dejó una huella imborrable en Uruguay

La arquitecta rosarina falleció recientemente, no sin antes dejar un legado en el país vecino.

Juliana Espósito fue una arquitecta oriunda de Rosario. Se graduó con honores en la Universidad Nacional de Rosario en 2006 y, en 2009, obtuvo una maestría en la University of Illinois de Chicago. Ese mismo año, se radicó en la ciudad uruguaya de Canelones, atraída por un amor que la atrapó en 2007, durante un viaje por la costa del país vecino.

Aunque se mudó a Uruguay, nunca perdió el contacto con su ciudad, sus colegas y su profesión. Luciana trabajaba en las dos orillas y viajaba todo el tiempo. Junto con otros arquitectos de la ciudad, en Rosario integraba el denominado Grupo Pandeo. En este ir y venir de un lado al otro del Río de la Plata, en 2011 la cosa se puso más seria del lado charrúa. Ingresó como docente al Taller Scheps, de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de la República, en Montevideo. Se ganaba un espacio, sobre todo en la ciudad donde vivía, muy cerca de Montevideo.

Inspirada en la innovadora Granja de los Niños de la ciudad donde nació, propuso transformar el zoológico de la ciudad de Canelones. La revolucionaria idea era convertirlo en un espacio pedagógico y de respeto al medio ambiente. En 2017 también obtuvo el cargo de secretaria académica del Museo Casa Vilamajó, de Montevideo. Sin embargo, renunció a ese puesto en 2019 porque tenía otro gran objetivo: quería dedicarse de lleno al gran proyecto de su vida, un parque temático con juegos infantiles.

Hoy, ese parque está ubicado en la ciudad de Las Piedras, en las afueras de la capital uruguaya. Se inauguró a fines del año pasado. El sector temático para niños lleva el nombre de Arquitecta Juliana Espósito.

Una profesional inolvidable

Entre las originales cosas que tiene el parque, hay un juego de la oca pensado para recorrer la historia de la Batalla de Las Piedras, las ideas de José Gervasio Artigas y su legado. Tolderías Artiguistas es un proyecto coordinado por el gobierno del Departamento de Canelones junto con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Como dijo Espósito horas antes de su muerte, fue su máxima realización profesional.

Juliana peleaba contra el cáncer desde hacía años. Pero, en Las Piedras, afirman que Espósito no dejó de trabajar ni un solo día en la creación del espacio infantil más grande de Uruguay. Aun sabiendo que su cuerpo ya no le respondía, dedicó todas sus energías a construirlo.

Quienes la conocieron no lo dudan. Dicen que la rosarina tenía una gran fortaleza, temple, serenidad, inteligencia, creatividad y una sonrisa tranquila que la acompañaba siempre. Luciana trabajó incansablemente hasta su fallecimiento, a los 40 años. La profesional no dejó de soñar y ejecutar su proyecto más allá de las dificultades que le planteaba su enfermedad.

Antes de dejar este mundo, Espósito había dicho estar tranqulia. El rincón infantil del parque Artigas ya no dependía de ella. Se inauguraría en la fecha que le pidieron aunque ella no pudiera estar. Es que, por noviembre de 2020, a Juliana Espósito le quedaban pocos días de vida y lo sabía. Su larga pelea contra el cáncer estaba llegando a sus últimos momentos, aunque en paralelo con otro final: también faltaban apenas días para que en una ciudad uruguaya se abriera a los vecinos un parque temático que ella diseñó y que la enorgullecía. Espósito murió el 28 de noviembre y su obra en Las Piedras se inauguró menos de un mes después.

Rating: 4.00/5.