Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La naturaleza y la fotografía, las dos pasiones de una chubutense

Adriana Claudia Sanz fue galardonada con el primer premio en el festival internacional Golden Turtle.

Adriana Claudia Sanz nació en Buenos Aires, pero desde muy joven está radicada en Rawson, provincia del Chubut y su fuerte lazo con la naturaleza la llevó a fotografiar en la selva misionera a una rana mono y, con esa imagen, obtuvo el primer premio en Mejor Fotorretrato en el festival "Golden Turtle", del que participaron 3.500 fotógrafos de naturaleza de todo el mundo.

El "Golden Turtle" es un concurso de fotografía que se desarrolla en Rusia, en donde se premia a las mejores fotografías de la naturaleza y actividades relacionadas con la conservación de la fauna y flora.

La chubutense por adopción es bioquímica y también realizó una maestría en medioambiente que le abrió las puertas a dedicarse al cuidado del mismo hace más de dos décadas, donde descubrió así la fotografía y desde entonces se dedica por completo a sus dos pasiones.

La fotógrafa describe sus viajes como "sesiones fotográficas intensas, donde fotografía para descubrir, inmortalizar, sensibilizar, porque cree en el poder de la imagen como herramienta de conservación, ya que amamos lo que conocemos y sólo cuidamos lo que amamos". 

En la imagen, que fue elegida como ganadora del festival en la categoría Fotorretrato animal (según contó Sanz, envió unas 20 fotografías), se visualiza a una rana mono asomando entre la fauna de la selva misionera. Fue titulada "¿Puedo pasar?".

En sus capturas, Adriana busca "dignificar al sujeto fotografiado encontrando esos momentos únicos de conexión que le permite transmitir sus sentimientos al espectador, tratando de establecer una comunicación entre ambos", mientras que también agrega en cada imagen su visión artística para reflejar su propia interpretación de la realidad.

Sobre el paquete de imágenes que envió a  "Golden Turtle", la chubutense manifestó que envió una veintena de imágenes distintas temáticas, haciendo hincapié por la Patagonia, dado que es el lugar en donde más se mueve, aunque reconoció que por la rana mono, la protagonista de la foto galardonanda, tiene una atracción, porque es una especie "vulnerable".

En ese sentido, la fotógrafa contó que "la imagen de la rana asomándose casi sin querer, muy tímida, en medio de la selva es para sensibilizar sobre la decreciente población de batracios, en este caso tomada en la reserva de 'San Sebastián de la selva', donde se trabaja justamente en la recuperación de especies". La captura fue tomada de noche porque son ranas nocturnas.

"Pude lograr una ligera iluminación de flash y tomar la manita porque de esa forma la estaba humanizando, que es la idea", contó Adriana, que además mencionó que eso hace "con casi todos los sujetos fotografiados, para sensibilizar a quienes lo miren y seamos conscientes de sus cuidados porque son igual que nosotros, aman, sufren y merecen el mismo respeto".

"¿Puedo pasar?" fue incluida de la primera selección de 116 imágenes (entre 14 mil fotos) que imprimen y exponen en la muestra que se monta en Moscú y a partir de la cual posteriormente se edita el libro con la participación de los fotógrafos más prestigiosos del mundo.

"Fue una sorpresa muy grande", reconoció Adriana, porque "uno tiene el prejuicio que nunca va a ganar, que el certamen está para quienes viven del otro lado del mundo, y la verdad que fue una alegría muy grande", concluyó.

Más allá de eso, el premio para la bioquímica no debería sorprender, ya que sus años de combinar sus dos pasiones la han llevado a trabajar activamente promoviendo y participando en entidades que promueven la fotografía de naturaleza, en congresos, certámenes, actividades y publicaciones, al tiempo que también impulsó la creación de AFONA; la primera Asociación Argentina de Fotógrafos de Naturaleza, en la que trabaja con colegas que comparten su vocación.

Rating: 5.00/5.