Ser Argentino. Todo sobre Argentina

“La Dolce Vita” de Luciana Marotta y Sofia Evangelista

Dos argentinas viviendo en Italia nos hablan de la pandemia y sus miedos y vivencias. Lejos están de "La Dolce Vita", pero miran el futuro con optimismo.

Por Joanna Longawa

Sofia Evangelista, Umbria, Italia: “Estoy orgullosa de la velocidad en que Argentina tomó riendas en el asunto, están un paso adelante y eso, estoy segura, va a marcar la diferencia”. Luciana Marotta, Lamezia Terme, Italia: “Cuando leí la noticia que Argentina declaraba la cuarentena, pocos días después de nosotros, y con pocos casos todavía, la verdad que me puse contenta y orgullosa que se haya priorizado la vida de nuestro pueblo. Aun con todas las dificultades que nuestra economía ya venía sufriendo”.

Otra situación tienen Luciana Marotta y Sofia Evangelista, argentinas por nacimiento, italianas por adopción, y por amor.

Luciana es originaria de Lomas de Zamora (zona sur de Bs As)

Actualmente vive en Lamezia Terme, Calabria. La tierra de sus abuelos. Con su pareja italiana, con la cual viven juntos desde hace dos años, esperando ahora un bebé. Su vida, sin embargo, “no es del todo color de rosas”. Cuando en Italia declararon la emergencia, a Luciana, diseñadora gráfica, le suspendieron el contrato de trabajo. Sin permitirle trabajar desde casa.

“Esta cuarentena la vivo con altos y bajos, soy como una montaña rusa de emociones. Hay días en que me despierto con mucha energía para hacer de todo. Y otros donde la angustia se apodera de mis sentimientos. Los miedos de cómo será el futuro aumentan. La preocupación por la economía del mundo, del país y de mi familia. Me preocupa mucho no saber cuándo podré ver a mis padres. Que estaban planificando venir a Italia para el nacimiento de su primer nieto, y sin embargo, todo quedó paralizado”.

También Sofia es de la provincia de Bs As, de la ciudad de Azul

Y tampoco su vida de “emigrante” es fácil. En Italia vive con su marido venezolano en Spoleto, región de Umbria, desde febrero de este año. Vinieron aqui para que Sofia pudiera obtener la ciudadanía italiana, ya que es descendiente. Y hoy en día, estan ambos sin trabajo. “Con la cuarentena, el único día permitido en la semana es la salida al supermercado y trato de disfrutarla cada minuto. Leo, miro series, juego juegos de mesa, hago ejercicio, y mantengo una rutina. Me prohíbo a mi misma ver las cosas de modo negativo y sentir ansiedad, no le veo el sentido. Al contrario, tomo la cuarentena como un tiempo para bajar las revoluciones y disfrutar de las pequeñas cosas”.

Las dos mujeres están de acuerdo en que Italia se descuidó y, lamentablemente, las medidas se tomaron tarde. “Vamos por el buen camino, y eso es lo importante. Solo hay que ser pacientes”, cree Sofia. De Argentina ambas hablan con nostalgia. A Luciana le gustaría volver a su patria para siempre. A Sofia no. Siendo más joven, quiere viajar y está en la búsqueda de algún lugar en el cuál ella y su marido se sientan a gusto.

Rating: 0/5.