Skip to main content

De homeless a empresario

Fernando Otero pasó de tener una vida acomodada a quedarse en la calle. Te contamos cómo pudo rearmar su vida en Madrid gracias al amor.
Argentinos por el mundo
| 27 enero, 2020 |

A veces pensamos que hay realidades muy lejanas a nosotros. Que “a mí no me va a pasar”. Sin embargo, existen situaciones en las que lo que parecía imposible finalmente sucede. Fernando Otero tenía una vida armada. Licenciado en Sistemas, estaba casado, tenía una hija y trabajaba en una empresa de correo privado. Todo marchaba bien.

Pero en 2003, luego de 9 años de matrimonio, se separó. Y entonces comenzó el declive. Le dejó su casa en el sur del conurbano bonaerense a su familia y alquiló un departamento. Pero el golpe anímico fue muy duro para él, y comenzó a afectar su rendimiento laboral. Fernando trabajaba en ventas, pero no vendía nada: lo echaron y no pudo seguir pagando el alquiler.

Decidió hacer un cambio en su vida y se instaló en Bariloche, donde vivía su prima. Consiguió trabajo en el área comercial de una concesionaria de autos, pero tampoco tuvo suerte con las ventas, y su sueldo era por comisión. Además, debía solventar los gastos de su hija en Buenos Aires.

Fue en ese momento que Fernando se enfrentó a la situación más crítica de su vida: se quedó en la calle. Durante el día trabajaba, y por la noche dormía en una plaza o en el Casino. Para entretenerse en esas largas horas de angustia, se iba a un cibercafé a chatear con extraños. Así fue como conoció a Susana.

Una nueva oportunidad

Comenzó una relación virtual que crecía día a día. Susana era azafata y vivía en Madrid. Con el tiempo, Fernando pudo conseguir un trabajo en una compañía de seguros médicos y había empezado a ganar mejor. Pudo alquilar un monoambiente y la invitó a Susana a que lo visitara. Fue amor a primera vista.

Ella volvió a España y lo invitó: planeaba quedarse 15 días. Ya pasaron 12 años. Luego de un comienzo duro, pudo empezar a trabajar. En 2009, se casaron. Finalmente, vino la oportunidad de crear su propia empresa: hoy es socio de Knoll Insurance Agency, y se dedica a vender esos seguros en España. Tienen dos oficinas de atención al público en Madrid, seis empleados y factura 290 mil dólares al año.

Un gran ejemplo de que, aunque toquemos fondo, siempre es posible salir adelante.

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X