Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Cuando nada frustra tu sueño

¿Se puede complementar un anhelo personal con el devenir de tu vida diaria y tu carrera? Conocé la historia de una santafesina cuyo sueño era viajar.

Cecilia Nieva siempre tuvo el sueño de viajar. Desde muy chica, fantaseaba con conocer otros lugares. Cuando no tenía ni diez años les dijo a sus padres que, cuando fuera grande, quería irse a otro país. “Con el correr de tiempo comenzaron a surgir excusas que, por una razón u otra, postergaban mi sueño”, nos cuenta esta contadora santafesina de 28 años. Durante el secundario, la edad del pavo, no quería alejarse mucho tiempo de sus amigos y “lo pateé para cuando estuviera en la facultad”. Cuando llegó ese momento, se puso a investigar sobre los intercambios estudiantiles, pero no le cerraba la propuesta, porque “el intercambio te hace estar todo un semestre en un mismo país, y yo quería recorrer sin tener que cumplir con algo muy fijo en ningún lado. Y ahí decidí dejar el proyecto para cuando finalizara la facultad, con más libertad”.

Ceci se recibió en 2018, le salió la ciudadanía italiana “y se me terminaron las excusas”. Ahí decidió comprarse un pasaje de ida para recorrer Europa. Pero acá llegaba lo que podía ser el obstáculo más importante: estaba de novia. Las preguntas internas eran muchas: ¿qué va a pasar con nuestra relación?, ¿qué voy a hacer sola allá?, ¿estaré decidiendo mal para mi futuro?

Construir un proyecto de vida

“Contrariamente a mis miedos, mi novio nunca se opuso a mi sueño. Sabía que esto es algo que yo siempre había querido y que este momento tenía que llegar. Se me había ocurrido hacer el viaje cortito y volver, pero fue él quien me dijo que no, que me vaya sin apuros a vivir la experiencia que siempre soñé. Ese fue el empuje que necesitaba para, finalmente, irme”.

Ceci llegó a España sola y sin planes. No tenía una hoja de ruta ni un plan de cuántas ciudades recorrer o a qué país ir después. Nada. “Solo sabía que quería hacer couchsurfing para ahorrar en alojamiento”. Así estuvo viajado durante cuatro meses. “Recorrí toda España, el sur de Portugal, gran parte de Italia, Alemania, Reino Unido, Francia y, finalmente, República Checa”.

En ese destino final, esta película tuvo un final más que feliz. El novio de Ceci, de ascendencia checa, viajó a ese país donde se encontraron y viven actualmente. Además, ya juntos, la aventura continuó: “Decidimos hacer un work away, que implica trabajar unas horas por día a cambio de comida y alojamiento. Estuvimos en una granja. Pintamos. Preparamos leña... Nos sirvió para conocer esta cultura desde adentro. Viviendo un poco la vida diaria de este país, muy particular y diferente”. 

Hoy, ambos comienzan nuevos trabajos en empresas multinacionales. “No sabemos si nos quedaremos acá para siempre o si volveremos. La familia tira. Pero no tenemos nada muy decidido, igual que como se dio mi viaje”.

 

Rating: 5.00/5.