Skip to main content

Ana Lía, la mujer que le salvó la vida al turista sueco

Te contamos la historia de Ana Lía: una muestra más de la solidaridad que siempre aflora en nuestro pueblo.
Historias de gente común
18 febrero, 2019

En el momento menos esperado, podemos atravesar una situación que nos cambia la vida. Eso le pasó a Christoffer Persson, el turista sueco baleado en el barrio de Monserrat. Y le pasó también a Ana Lía Ferrer, la vecina que, sin buscarlo, le salvó la vida.
Su espíritu solidario y, quizás, una capacidad para reaccionar rápidamente ante situaciones límite fueron lo que empujó a esta psicóloga de 70 años a ayudar desinteresadamente al hombre que yacía en la calle solo. Y se desangraba. Sin pensarlo, Ana Lía bajó corriendo de su departamento con una toalla y le hizo un torniquete en la pierna. Ese simple acto, que detuvo la hemorragia hasta que llegó la ambulancia, hizo la diferencia entre la vida y la muerte.
Pero su participación no terminó ahí. Durante los días posteriores, acompañó a Christoffer y a su novia en el proceso de recuperación. Lamentablemente, él perdió su pierna, pero el agradecimiento hacia Ana Lía será eterno: en junio, está invitada a participar del casamiento de la pareja. Cuando se despidieron en Ezeiza, Christoffer dijo las palabras que posiblemente hagan que todo valga la pena para su heroína: “Gracias por salvarme la vida”.

Valoración: 5.0/5. De 1 voto.
Votaste 5, 3 días antes. You can change your vote 5 more times.
Espere por favor...

Comentarios

También te puede interesar