Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Tortitas con chicharrones

Las tortitas son mendocinas. Las raspadas son las más conocidas. Pero ¿las has probado con chicharrones?

Las tortitas son un trozo de masa con grasa y otros ingredientes, que se cocinan al horno y sirven para acompañar el mate, el té, el mate cocido, el café con leche y cualquier tipo de desayuno o media tarde. También las comemos con jamón y queso, a modo de sánguche.

Las hay de diferentes variedades. De manteca, que, como lo indica su nombre, están hechas con ese lácteo, son un poco más pesadas y, al morderlas, dejan una sensación rara en la boca. Luego, podemos mencionar las pinchadas. Son un poco más altas, esponjosas, con agujeritos en la tapa superior. Las cordobesas, son una mezcla entre las pinchadas y las de manteca. También las hay de hoja, con finas capas de masa, una sobre otra. También suelen contener una alta porción de grasa.

Pero hay una variedad que es más mendocina que todas: las tortitas con chicharrones. Son pesadas, altas, esponjosas. Pero, la clave son los chicharrones. Nadie sabe bien qué son. Se podrían definir como pequeñas piedritas comestibles, con sabor a grasa y que, al mezclarse con la masa, entregan un sabor inconfundible.

Los chicharrones

Se obtienen al freír a altas temperaturas y por mucho tiempo la grasa del cerdo. Su nombre viene porque, lo que se hace, es “achicharrar” la grasa, separándola en porciones pequeñas, en forma de diminutas piedritas o bolitas. Éstas se mezclan con el resto de los ingredientes y así se forma la tortita.

Este alimento es histórico en nuestra provincia. Desde los pueblos originarios hasta la actualidad, mutando un poco, pero siempre se ha comido y compartido en las familias. Suele ser ideal para comer sola y entera, sin hacer un sánguche o untarla con queso, manteca o dulce. La chicharrona se come sola. Y, si bien hemos mencionado muchas opciones, el principal acompañamiento para este alimento es el mate. Resultan un matrimonio perfecto. La práctica marca la obligación de comer un trozo de tortita y humectarlo con un sorbo de mate. La amalgama de sabores resulta irresistible.

Receta

Ingredientes
Preparación

Comenzamos con la esponja. Colocamos la levadura en un bowl o recipiente pequeño y agregamos una cucharadita de azúcar, dos cucharadas de harina y un poquito de agua. Todo un poco a ojo. Se debe lograr un líquido muy espeso, uniendo todos los ingredientes. Revolvemos mucho. Una vez que quedó como una especie de cremita, debemos tapar con una bolsa o papel film y dejar que duplique su volumen formando una espuma. Debe adquirir consistencia frágil, con agujeros, como si fuera una verdadera esponja. Luego mezclamos la harina con las dos cucharadas de sal. Dejamos un hueco en el medio e incorporamos la esponja. Esto debe hacerse sobre la mesada. Vamos sumando la grasa y el agua tibia. Revolvemos hasta incorporar bien los ingredientes y amasamos por 5 minutos, aproximadamente. Deberá quedar todo homogéneamente unido. Dejamos descansar unos 40 minutos, a la espera de que duplique su volumen. Una vez que se consiguió, agregamos la taza de chicharrones y mezclamos bien. Finalmente, hacemos bolitas y aplastamos en una placa enharinada. Sólo quedará llevar al horno fuerte, previamente calentado, hasta que las tortitas se doren. Dependiendo del horno, puede ser necesario darlas vuelta o, preferentemente, colocarlas en la bandeja de abajo, para que reciban el calor desde arriba.

 

Rating: 0/5.