Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Que los cumplas feliz: los 40 años de la chocotorta

En 1982, Marité Mabragaña, la directora creativa de una agencia de publicidad, creó este postre para promocionar los productos de dos de sus clientes. Hoy, es una tradición 100% argentina.

Todos deberíamos conocer este nombre: Marité Mabragaña. Es a ella a quien tenemos que agradecerle por cada bocado de esta delicia que disfrutamos a lo largo de nuestra vida. Esos pedacitos de felicidad en forma capas de galletitas, queso crema y dulce de leche que nos hacen sentir que no todo está perdido. Hace 40 años, Marité inventó la chocotorta.

A principios de la década del 80, trabajaba como directora creativa de la agencia Ricardo De Luca, una de las más importantes del país por ese entonces. Mamá y ejecutiva, llevarse el trabajo a casa para ella era, muchas veces, inventar recetas utilizando los productos de las marcas de sus clientes

Corría el año 1982 cuando Marité tuvo una idea que cambiaría los cumpleaños de los argentinos para siempre. Inspirada en las tortas con vainillas —muy populares por esos tiempos— se le ocurrió mojar con oporto las galletitas Chocolinas, que pertenecían a Bagley, uno de los clientes de la agencia. Le sumó el queso crema Mendicrim —un producto de Mendizábal, otro de sus clientes— mezclado con dulce de leche y, capa a capa, la magia fue tomando forma.

Primero llevó su creación a la agencia, a modo de prueba piloto. Luego, su creatividad dio un nuevo giro y otra idea la hizo ir un paso más allá. Preparó dos tortas más y le llevó una a cada uno de sus clientes: Bagley y Mendizábal. Les propuso promocionar ambos productos juntos, a partir de la receta de la chocotorta, y le sumaron el dulce de leche Ronda, cuyo distribuidor también era Mendizábal.

Al año siguiente salió el comercial, y en todas las casas argentinas comenzaron a probar este postre simple y perfecto que nunca más abandonó nuestras mesas.

 

 

Por supuesto que, en ese momento, Marité no podía saber que la chocotorta se convertiría en una tradición argentina y que, varias décadas después, seguiría siendo uno de los postres más elegidos por grandes y chicos. Nunca registró la marca ni cobró derechos de autor por su creación. De hecho, la chocotorta está registrada a nombre de Bagley en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial, desde los años 80.

El mejor postre del mundo

Sí, los argentinos solemos atribuirnos lo mejor de lo mejor cada vez que tenemos la ocasión. Pero, esta vez, no fuimos nosotros solamente quienes participamos en la selección. En el año 2020, la chocotorta fue elegida como el Mejor Postre del Mundo, a través de una votación realizada por el sitio Taste Atlas. Detrás de ella quedaron otros clásicos de la gastronomía mundial, como el helado de pistacho italiano, la tarta de manzanas alemana, los waffles belgas y el zserbó húngaro.

“La chocotorta es traducida como ‘pastel de chocolate’. Este postre argentino sin hornear fue influenciado por la cocina italiana y se inspiró en el famoso tiramisú italiano. Está elaborado con tres ingredientes básicos argentinos: galletas de chocolate, dulce de leche y queso crema. Las galletas se ablandan en leche y se cubren con una combinación de queso crema y dulce de leche. Las formas pueden variar, mientras que las galletas se pueden remojar con leche con chocolate, café o incluso licor de café. Rara vez se encuentra en los restaurantes y sigue siendo un postre novedoso fuera de la Argentina”, describían, en ese momento, los responsables de Taste Atlas.

La receta original de Marité llevaba oporto, ingrediente que fue reemplazado por almíbar cuando se lanzó la publicidad, para hacerla más amigable al paladar infantil. Luego, cada uno fue haciendo su propia versión. En el fondo, el poder mágico de este postre es que tiene la capacidad de alegrarle el día a cualquiera. Pocas cosas son más reconfortantes que escuchar algo así como “te hice una chocotorta”.

Hace 40 años, Marité nos cambió la vida a todos los argentinos. Y, por eso, nunca vamos a dejar de agradecerle. 

 

Imagen: Bagley

Rating: 0/5.