Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¿Probaste los riñoncitos de cordero?

Te traemos tres recetas para preparar los riñoncitos del cordero patagónico.

Si hay algo que venimos aprendiendo en el último tiempo que hablar de cordero patagónico no es solo la clásica preparación al asador, así que hoy te traemos tres recetas para preparar los riñoncitos del cordero que podés usarlas como picadita previa al plato principal o convertirlas en el centro de la escena.

Riñones de cordero al vino blanco

Para esta primera preparación precisamos 30 riñoncitos de cordero, 8 cucharadas de aceite, 2 cebollas medianas, 2 vasos de vino blanco, 2 cucharadas de perejil, 2 hojas de laurel, 4 dientes de ajo, jugo de 2 limones, sal y pimienta a gusto.

A los riñoncitos, enteros los ponemos en un plato hondo con abundante sal y con el jugo de los limones durante una hora y luego los lavamos y escurrimos bien.

Picamos la cebolla bien fina y hacemos lo mismo con el ajo. Calentamos aceite en una cacerola y salteamos el ajo, la cebolla con los riñoncitos para luego bañarlos con el vino y salpimentar. Picamos un poco de perejil y lo agregamos junto al laurel y dejamos evaporar el vino sobre el fuego entre moderado y fuerte. 

Si querés, podés comerlos así nomás, si no, se puede acompañar con arroz.

Riñones a la plancha

Si sos de los que prefieren no echarle ninguna bebida a las preparaciones, por ahí esta receta bien fácil te va a gustar más. Para esto vamos a necesitar -obviamente- los riñoncitos de cordero (se calcula unos 150 gramos por persona), 2 dientes de ajo, una ramita de perejil, sal, un chorrito de vinagre y 50 centímetros cúbicos de aceite de oliva.

Primero, retiramos la película que envuelve a los riñones, los partimos por la mitad y les quitamos la grasa para luego lavarlos con agua y vinagre y secarlos con papel de cocina. 

Ponemos a calentar la plancha y cuando esté bien caliente, echamos los riñones con un poco de sal. Mientras los riñoncitos se van haciendo, en un bol ponemos el aceite, un poco de vinagre, los dientes de ajo picado,mismo procedimiento con el perejil y empezamos a batir un tenedor.

Cuando los riñones están bien asados los servimos acompañados por el condimento que mezclamos un ratito antes, ¡y listo! Si pensás que puede sonar a poco, podés pensar también en un acompañamiento, como arroz o papas.

Riñoncitos encebollados

Si tenés un plato fuerte para ofrecer a los invitados, con esta receta podés dar el puntapié inicial de la comida y mandarlo de entradita. ¿Qué necesitamos? Medio kilo de riñones de cordero, una copa de vino blanco, 3 cebollas grandes, sal, vinagre y aceite de oliva.

Empezamos limpiando los riñones mezclándolos con vinagre y sal y luego de unos diez minutos los enjuagamos y volvemos a repetir el proceso. Una vez terminado, los cortamos en pedacitos (no picado, que no queden taaan chicos tampoco).

En una sartén, colocamos un poco de aceite y los salteamos un poco durante unos minutos para que suelten el jugo y luego los lavamos en un colador con agua fría para que los riñones pierdan el olor de los jugos. Una vez terminado esto, los reservamos.

Picamos las cebollas y las salteamos en una sartén a fuego lento hasta que estén doraditas, agregamos los riñoncitos con una copa de vino, le echamos un poquito de sal y continuamos salteando hasta que estén.

Tres recetas fáciles, rápidas y ricas para salir de lo clásico. Pero bueno, si sos muy tradicionalista, siempre está la opción de sacar el cordero del asador, cortas el riñón, un pancito ¡y adentro! Disfrutá como más te guste, pero no digas que no te dimos opciones para romper un poco los esquemas.

Rating: 0/5.