Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¡Gigot de cordero patagónico para las fiestas!

Salimos de la clásica preparación del cordero al asador, y te traemos dos variantes.

Se vienen las fiestas y siempre es lindo celebrarlo con un buen plato especial para agasajar a tus invitados. Por eso hoy te traemos recetas con cordero patagónico para compartir y a la vez salir de la tradicional preparación al asador (o a la estaca, a la cruz, como más gusten llamarlo).

Gigot de cordero con papas y hongos

Antes de arrancar a enumerar los ingredientes necesarios, empezamos aclarando qué es el gigot de cordero y ese nombre viene de la cocina española, dado que un instrumento musical antiguo, la giga, tenía una forma similar.

Aclarado, esto, lo que precisamos para esta preparación es gigot de cordero -de más o menos dos kilos y medio-, dos dientes de ajo, cuatro ramitas de romero, un litro de agua, una taza de sal gruesa, un kilo de papas chicas, 200 gramos de hongos portobello, 200 gramos de champiñones, cuatro cebollas moradas, un atado de tomillo fresco, jugo de un limón, cien gramos de manteca -esto es opcional-, aceite de oliva, sal fina y pimienta negra.

Arrancamos poniendo la taza de sal gruesa y el litro de agua en una olla para ir calentando y revolviendo hasta lograr su disolución. Retiramos del fuego y agregamos los dientes de ajos -machacados- y una rama de romero. Reservamos la salmuera y mientras tanto retiramos el exceso de grasa del cordero para salarlo y ponerlo en la parrilla para cocinar durante una hora a fuego moderado. En ese interín, vamos a ir girando el gigot para pincelar con la salmuera. Recomendación: usar las ramas de romero que quedaron como pincel.

Mientras tanto, en una olla con agua hirviendo cocinamos las papas hasta que estén tiernos y luego retiramos el agua. Pelamos las cebollas, dejándolas enteras y a los hongos los cortamos por la mitad.

Calentamos una cacerola, o un disco, le echamos aceite de olivas y allí doramos las cebollas. Las salpimentamos y luego agregamos los hongos para cocinar a fuego fuerte. Salpimentamos nuevamente y agregamos el jugo de limón. Incorporamos las papas que colamos un rato antes y comenzamos a mezclar la preparación.

Retiramos del fuego y, si optaste por tener los cien gramos de manteca, los cortás en cubitos y las echamos para darle brillo a la preparación. y luego la servimos con el gigot. 

Gigot de Cordero con romero y papines

Si no te convence el tema de los hongos, vamos con este gigot de cordero patagónico con romero para el que precisamos, además de la pata trasera del animal, cuatro dientes de ajo, seis ramitas de romero, dos tazas de aceite de oliva, un kilo de papines, dos ramitas de tomillo, sal y pimienta.

Arrancamos pelando los ajos y cortándolos en bastones. Hacemos incisiones en el cordero con la punta del cuchillo y mechamos el ajo y cuatro ramitas de romero en ellas. Rociamos la carne con una raza de aceite y la dejamos macerar durante seis horas en la heladera.

Pasado ese tiempo, retiramos de la heladera el gigot y dejamos reposar media hora a temperatura ambiente. Escurrimos el aceite y lo colocamos en una sartén que pueda ir al horno. Calentamos la sartén y sellamos la carne 5 minutos a fuego fuerte. 

Salpimentamos, y terminamos la cocción del cordero durante media hora en el horno a temperatura moderada y, luego de retirarla, la dejamos reposar por cinco minutos.

Mientras tanto, lavamos bien los papines y los metemos en agua salada hirviendo durante unos tres minutos. Los pasamos al bol con el aceite y el romero que nos queda, agregamos el tomillo y dejamos reposar por 20 minutos.

Escurrimos el aceite y lo calentamos en una cacerola, agregamos los papines, los salteamos hasta dorarlos, los salpimentamos y servimos el cordero con los papines.

Ahora sí, ¡tomá nota y sorprende en las fiestas con una variante del cordero patagónico!

 

Rating: 0/5.