clima-header

Buenos Aires - - Viernes 03 De Febrero

Home Gastronomía Estrella 77, el vino que puso al malbec argentino en el mapa

Estrella 77, el vino que puso al malbec argentino en el mapa

En 1977, Bernardo C. Weinert y Raúl de la Mota se propusieron experimentar con el malbec, una cepa que, hasta ese entonces, era considerada menor. Casi dos décadas después salió al mundo el Estrella 77, el motivo por el cual hoy el malbec es el vino insignia de la Argentina.

Gastronomía
Estrella 77

Hoy, si decimos Argentina, decimos malbec. Este varietal es, sin lugar a discusiones, el más representativo de nuestro país. Pero esto no siempre ha sido así. Varias décadas atrás, se dudaba del potencial de guarda que podía tener esa cepa tinta y se la relegaba en beneficio de otras, como el cabernet sauvignon. Sin embargo, hubo un vino que cambió para siempre la valoración del malbec argentino a nivel local e internacional: el Estrella 77, una etiqueta de la cual quedan muy pocas botellas y se venden a precios de colección.

Weinert

Dos hombres y un propósito

La historia del Weinert Malbec Estrella 1977, más conocido como Estrella 77, comienza cuando se cruzan dos hombres con un objetivo en común y poco espacio para los preconceptos. El primero de ellos fue Bernardo C. Weinert, el fundador de la bodega que lleva su apellido, un empresario brasileño del rubro de transportes a quien sus viajes lo llevaban con frecuencia a la provincia de Mendoza. Con el tiempo, descubrió que la producción de vino sería su próximo objetivo de vida y, con ese fin, adquirió un bellísimo edificio de estilo neoclásico ubicado en Carrodilla (Luján de Cuyo), donde decidió fundar su bodega

El segundo de estos hombres fue el enólogo Raúl de la Mota. Juntos, se propusieron crear vinos de identidad argentina, pero que pudieran competir con los mejores del mundo. Don Raúl, quien estaba muy aferrado a una escuela tradicional francesa de vinificación, defendía el potencial de la uva malbec, que en ese momento —como decíamos— no estaba considerada como una uva noble. Era, más bien, una cepa menor, que se utilizaba para dar color y fruta a los cortes tintos.

Weinert y De la Mota apostaron, entonces, al malbec. El año 1977 les brindó una cosecha excepcional, tanto en calidad como en cantidad. La bodega estaba estrenando un edificio reconstruido, equipado con la última tecnología de la época, y había adquirido más de 200 toneles para la crianza del vino. De esa enorme cosecha, que fue llenando los toneles de malbec, surgieron los primeros vinos un par de años después, en 1979: Carrascal, Cavas de Weinert y Weinert Malbec.

Sin embargo, la clave de esta historia no está en esas botellas que salieron prontamente al mercado, sino en la apuesta que hizo don Raúl: decidió explorar cómo añejaba el malbec, algo que nunca nadie había hecho antes. Para eso, apartó seis de los toneles, en los que veía algo diferente. Y, así, pasaron casi dos décadas.

 

La estrella de 77

A principios de los años 90, Weinert y De la Mota ya sabían que lo que reposaba en los toneles era oro líquido. Habían tenido razón. Sin embargo, fue recién en 1996 que el Estrella 77 salió a las canchas, de la mano de Hubert Webber, un joven estudiante de enología suizo que había pedido realizar una pasantía en la bodega. Fue él el primero en hacer un corte de ese legendario malbec 77. El éxito fue rotundo, y el malbec comenzó a estar en boca de todos. Los resultados de este experimento llegan al día de hoy. 

En la bodega, hoy quedan solo 250 botellas —de las 25 mil que se produjeron—, que se venden a unos 2000 dólares cada una. Algunos restaurantes y vinotecas cuentan con ejemplares de esa etiqueta, con precios que rondan los 200 o 300 mil pesos. En Londres o Hong Kong, se encuentran a valores que van desde los 955 hasta los 1854 dólares. Los coleccionistas que tuvieron la suerte de hacerse con un Estrella 77 lo atesoran como uno de sus valores más preciados. 

El Estrella 77 fue el primer malbec argentino que le mostró al mundo que esa cepa tenía un potencial de guarda muy superior al imaginado, y la convirtió en la insignia de la Argentina. Se trata de una reliquia y una leyenda que va quedando cada vez en menos manos.

 

Imágenes: Bodega Weinert 

Fecha de Publicación: 02/06/2022

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

15 vinos argentinos 15 vinos argentinos “de colección”
100 Vinos Los 10 vinos argentinos elegidos entre los mejores del mundo

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Lectura Gloria Alcorta La Gloria de Alcorta

Gloria Alcorta es otra de las escritoras ninguneadas por su condición de oligarca y amiga del mundo,...

Nostálgicos
Galería Sacoa Hace 60 años, Mar del Plata se convirtió en “Las Vegas” de los videojuegos

La “Ciudad Feliz” además de proponer buenos balnearios, destacada gastronomía y buena oferta de rop...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Coghlan Historia de los barrios porteños. Coghlan, dicen que sos inglés de tan porteño

Uno de los barriadas más pequeñas, fácil de caminar en una tarde, con orígenes en la inmigración vas...

Empresas y Negocios
Mundial Qatar 2022 Argentina y el Tricampeonato. Para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero

Cumpleaños, eventos masivos, compras veraniegas y hasta la habitual gastronomía se vieron impactadas...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades