Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¡Esta comida es una masa!

Una típica receta mendocina. Carne vacuna con verduras. Hasta ahí, nada nuevo. Sin embargo, el secreto es que se cocina dentro de una masa.

Ante todo, debemos decir que no es una receta fácil. Además, es de esas recetas que se cocinan de un día para el otro porque es importante dejar reposar algunos preparados. No obstante, se trata de una receta mendocina por excelencia y de un plato que no deja de sorprender. Es, básicamente, una porción de carne y verduras, que se cocinan en su propio jugo, lo que genera una mezcla de sabores inigualable. Y todo permanece, durante varias horas, dentro de una masa.

Ingredientes

Para el adobo

Para la masa

Preparación de la masa

Mezclar la harina con la grasa en un bol (si agregamos romero, tomillo o jarilla tiene que estar picado todo bien fino), la sal y el agua en cantidad necesaria hasta que tome la masa de manera homogénea. Amasar por varios minutos y dejar descansar.

Observación: Esta masa debe quedar un poco más ancha que el tamaño de la fuente que se va a utilizar y del doble de largo.

Preparación del relleno

Primero se prepara el adobo, para esto mezclar los ingredientes en un bol y poner la carne cortada (en trozos del tamaño de un puño) a marinar 24 horas antes. Por otro lado, cortar las verduras en juliana o pluma grande, y las zanahorias en rodajas. Enmantecar la fuente del horno para que la masa no se pegue y disponerla sobre la fuente. De esta manera queda una porción por fuera, que luego se doblará y se usará como tapa, generando una masa con función de horno, que contiene el calor.

Colocar la carne y las verduras dentro de la masa, condimentando a gusto con sal, ají molido, un chorrito de la preparación del chimichurri y el agregado de pimienta en granos enteros, junto con el tomillo.

Una vez que esta todo dentro de la fuente, tomar la otra mitad de la masa y ponerla sobre la carne, cerrándola como si fuera una tapa. Repulgar pegando los bordes y meter al horno, a fuego suave los primeros 15 minutos. Luego a fuego medio hasta que la masa se dore. Dejar en el horno durante una hora y media. Luego llevar a la mesa en la misma fuente y servir. Es muy recomendable comer el pan de la costra, su sabor es delicioso. Lo que resta es simplemente disfrutar con familia o amigos.

También se le puede agregar romero, tomillo o jarrilla para que la misma masa tenga aromas y se los transmita a la carne. La grasa es a gusto de la persona. Una opción es la grasa del tuétano, un toque que queda espectacular para el sabor de una masa diferente.

Rating: 0/5.