Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El espinillo: autóctono y cordobés

Te contamos todo sobre una especie que nos invita a innovar en nuestra cocina con frutos naturales, autóctonos y orgánicos.

El espinillo crece por todos lados dejando el suelo poco aprovechable para la agricultura, pero lo que pocos saben es que este arbolito de la familia de la acacia tiene múltiples usos y beneficios. Es bien cordobés y crece en diferentes regiones de latinoamérica. Su nombre científico es acacia caven, y se lo conoce en Argentina y en otros países sudamericanos de clima mediterráneo con diversos nombres: espinillo, aromo, espino, aromito criollo, churqui, aromito, covén y algarrobilla. Desde la agrupación Córdigo Cba difunden sus usos medicinales y es por eso que en esta nota te vamos a contar todo sobre esta especie.

Espinillo por todo el monte

Se lo puede encontrar en todo el territorio cordobés, aislado o en grupos, pero es más frecuente al noroeste, donde forma comunidades que se conocen como espinillares. En el piedemonte, sobre el margen de las sierras chicas se encuentra un importante grupo de espinillos que integran junto con otras especies autóctonas el bosque característico de la región. 

Cómo es

Su principal característica son sus espinas blancas que llegan a medir hasta tres centímetros de largo y sus abundantes ramas sinuosas, que le dan un aspecto rústico. Llega a medir hasta seis metros de altura, pero también crece ramificándose desde la base como si fuera un arbusto. Su corteza es rugosa, presenta surcos y es de color castaño oscuro. El espinillo presenta floración entre los meses de julio a diciembre. Sus flores son muy perfumadas, de un brillante color amarillo y pequeñas. Tiene hojas compuestas de color verde claro y finas. Brotan en primavera y se caen parcialmente o en su totalidad durante el invierno, se trata entonces de un árbol de follaje caduco.

¡A comer!

Por sus abundantes y perfumadas flores, por sus frutos que permanecen varios meses en el árbol, por su aspecto rústico y por su fácil cultivo, el espinillo resulta muy ornamental y se lo puede utilizar en el diseño de jardines y parques.

Las flores del espinillo se utilizan para fabricar perfumes y aceites esenciales. A partir de sus semillas se obtiene tanino, un colorante utilizado principalmente en la industria de la curtiembre. Tanto la corteza, las hojas y las semillas tienen propiedades curativas. Diluyendo 20 gramos de espinillo en un litro de agua hirviendo se obtiene una preparación que sirve como infusión y para uso externo muy bueno para lavar llagas, quemaduras y heridas, por sus propiedades astringentes y cicatrizantes.

¡A tomar!

La infusión se puede utilizar para hacer gárgaras y calmar tos, irritación de garganta, catarro, asma y afonías. En gotas es eficaz para tratar infecciones de oído. Además, esta especie autóctona  tiene propiedades digestivas y es bueno para tratar malestares estomacales, se usa como antidiarreico y para tratar las hemorroides en baños de asiento. También es buen calmante, por ello se utiliza para aliviar el reuma, en especial los síntomas de la gota. El té de espinillo depura la sangre y además tiene propiedades sedantes.

Esta variedad cordobesa y latinoamericana es  utilizada en la cocina para preparar miel vegetal. Los frutos son colocados en un poco de agua fría y molidos hasta que el líquido adquiere una contextura densa como la miel. Luego se cuela. Puede ser disfrutado en galletas tostadas o hervido con trigo para preparar iguopere kaguiyi, un tradicional plato guaraní de sabor dulzón que destaca por su elevado valor nutritivo. 

Todos comemos espinillo

En las zonas rurales donde es abundante, sus flores y frutos son utilizadas como alimento para el ganado ovino y caprino. Se estima que mejora la calidad de la lana producida. 

Y vos… ¿te animás a probar este fruto de la tierra cordobesa?

Rating: 0/5.