Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Denles ya a los volgas la patente compartida del Pirok

Hoy te presentamos una comida que fue de Rusia a Alemania, para luego disparar al mundo entero. Hablamos del Pirok y los entrerrianos lo sabemos.

Su componente mágico y secreto es la masa de pan casero. El Pirok o Kraut Pirok solía ser el alimento de los rusos pobres. Mientras que en Alemania era el de los trabajadores del campo. Esto se debía a que era un plato práctico de hacer y de llevar, como las viandas. La receta pasó por innumerables generaciones y llegó hasta la parte central y este de Estados Unidos, particularmente a Kansas. Allí, se los denomina Bierok. También están en Nebraska y se les dice Runsas o Runzas. Luego, siguieron su rumbo hacia Canadá para deleitar a los comensales de la zona.

Claro que no pasaría mucho tiempo hasta su arribo a la Argentina, si somos suelo de inmigrantes. Por lo tanto, hoy podemos disfrutarlo gracias a los volguenses que se instalaron y nos regalaron un sinfín de gastronomía a cambio. Más que nada en el sur de la provincia de Buenos Aires, de Entre Ríos y de La Pampa, entre otras. De hecho, en ciudades entrerrianas como Crespo o General Ramírez se llevan a cabo festividades que honran al Pirok. Paralelamente, es bastante usual realizar ventas para recaudar fondos y ayudar a instituciones. Además, son populares en almuerzos, cenas o reuniones sociales de la comunidad alemana.

En sus orígenes solo se utilizaba repollo para su contenido, como así también sal y pimienta como único condimento. Sin embargo, la elaboración fue de a poco perfeccionándose y se adhirieron otros sabores. Algunos de ellos fueron cebolla, papas, carne y especias, que varían según el gusto de quien las prepare.

Ingredientes (correspondientes a 3 o 4 docenas)

Para el relleno:
Para la masa:

Preparación de un auténtico Pirok

Del relleno:

1. Realizarlo el día anterior para dejar fermentar durante 24 horas.

2. Picar bien la cebolla y saltearla en una olla con un chorrito de aceite.

3. Agregar de a poco la mitad del repollo picado pequeño (se descarta el corazón y la parte interna). A su vez, cocinar a fuego medio con la olla tapada y revolver de vez en cuando con cuchara de madera.

4. Agregar la carne, sal y ají molido (se puede agregar orégano también). No olvidarse de seguir revolviendo mientras.

5. Sumar la otra mitad del repollo picado pequeño y cocinar hasta ver que toma un color amarronado.

De la masa

1. Poner la harina en un bowl.

2. Disolver la levadura en agua tibia y media taza de aceite.

3. Mezclar con la harina y amasar hasta que tome una consistencia elástica y que no se pegue a los dedos.

4. Tapar la masa y dejarla reposar una hora aproximadamente para que levante.
 

De todo lo que hicimos previamente:

1. Estirar la masa hasta alcanzar un grosor aproximado de 2 mm y cortarla formando cuadrados de unos 10x10 cm.

2. Agregar a cada cuadrado una cucharada de relleno y cerrarlos uniendo las cuatro puntas.

3. Colocar en una bandeja previamente aceitada

4. Llevar a horno moderado hasta que estén dorados.


Bonus track: como opción, hay quienes los fríen en grasa vacuna.

Rating: 0/5.