Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Conocé este bar en Neuquén, hecho con material reciclable

Te presentamos a Monk!, un bar de amigos neuquinos hecho para amigos y con material reciclable.

La pandemia de COVID-19 sacudió los caminos individuales de todo el mundo en distintas escalas: miles de parejas terminaron el vínculo, otras tantas se formaron de cero, muchas personas abandonaron trabajos que los hacían infelices, otras lo perdieron penosamente,  infinidad de proyectos se suspendieron y otros tantos surgieron. El caso de Guillermo Gomez, Francisco Celoria y Mirko Poljack es paradigmático: Amigos de Neuquén que vivían en Buenos Aires, volvieron a su provincia y abrieron un bar que hoy es furor; conocé a estos tres emprendedores y su Monk! , lugar de amigos hecho para amigos.

El Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio dio los insumos suficientes para que los tres amigos se sentaran a cranear qué querían y podían hacer de sus vidas. Tiempo y ganas era de lo que más disponían, un poco de dinero y un terreno cerca del río. El apoyo y colaboración desinteresados de decenas de amigos y la perseverancia e ingenio de los jovenes de 25 años, alcanzaron para crear un patio cervecero que parece no tener techo: “Teníamos ganas de poner un carrito y empezamos a buscar precio y nuestro presupuesto no llegaba a comprarlo”, contaron a un medio local los dueños de Monk! Así fue como la idea de que el bar sea un colectivo, se fue concretando. “Tardamos dos meses en encontrar el colectivo que se adaptara a nuestras necesidades, pero quedamos satisfechos” señala Fran Celoria.

Lo más novedoso de este bar, es que los materiales con los que está hecho fueron todos reciclados. La estructura principal de la cocina, por ejemplo, pertenecía a la emblemática parrilla que la familia de Guille tuvo durante años. Los tres jóvenes buscaron materiales a desechar por otros locales, y el boca en boca creció tanto que en un momento recibieron donaciones de la histórica pizzería Franz y Peppone y de la elegante marisquería El Deck, entre otros. 

El comodín para transformar materiales inutilizables en arte, es un jóven oriundo de Cutral Có llamado Maxi Raco (Impacto Creativo en redes). A pesar de su corta edad, Maxi viajó por todo el continente realizando impactantes esculturas de metal y madera, trabajando con distintas materiales y adquiriendo herramientas de todo tipo. 

Su aporte estético fue fundamental desde un principio pero además, sus conocimientos sirvieron a los dueños de Monk! para reciclar al máximo cada uno de los materiales. “Donde nosotros vemos madera para hacer un fueguito y comer un asado, él nos rescata y ve que eso va a servir para ser una mesa” señala con admiración Fran Celoria. Maxi es tan comodín en el equipo que hoy se lo puede ver atendiendo la caja o colaborando con el Gin’s master. La inclusión de Maxi fue de vital importancia, al punto tal que desde su intervención, lo único que tuvieron que comprar fueron algunos insumos, postes, luminaria y parte de la perfilería de hierro.

En cuanto al nombre de Monk!, Fran explica que “Los cambios y la esencia de movimiento todo el tiempo, son reflejo del nombre del lugar y características del jazz de Thelonious Monk. Me atravesó toda la vida el jazz y creo que un poco teníamos similitud con Thelonious porque era un pianista que era desprolijo en su técnica, pero creaba cosas increíbles”. 

El bar tiene una amplia carta de Gin Tonics a cargo del Gin’s master, Javier Celoria y cinco canillas de las mejores cervezas locales; pero la especialidad de la casa es la buena onda de quienes atienden. En cuanto a la gastronomía, las papas birreras y algunos sanguches son lo que más sale, masas de hojaldre pintadas con manteca y condimentadas también se incluyen en el menú y se les suma un plato rotativo diario. “La idea un poco es robar y reciclar recetas. Hoy la robamos a la pizzería La Mezzetta de Buenos Aires y ya hicimos una bondiola braseada con la receta de la barbacoa de Café San Juan, subida a sus redes” indica Guille, el especialista en la cocina. 

Monk es un nuevo espacio en Neuquén, ubicado en la calle Corrientes al 2100, llegó para quedarse

Rating: 0/5.