clima-header

Buenos Aires - - Lunes 17 De Mayo

Home Gastronomía Cómo hacer un bricelet

Cómo hacer un bricelet

El bricelet es una delicatesen típica de los inmigrantes suizos. No es difícil de preparar, pero hay un detalle: se necesita una brisletera.

Gastronomía
Bricelet

Colonia Belgrano tiene una fiesta del bricelet. Quizás ya leíste sobre ella en nuestra sección de tradiciones. Es una celebración muy particular, por lo particular que es, en sí, el bricelet. Esta especie de masita se puede encontrar en muy pocas localidades santafesinas. Pueblos y ciudades que tienen como denominador común haber sido fundados o poblados por inmigrantes suizos o alemanes. Es el caso, claro está, de Colonia Belgrano.

Este pueblo fue fundado el 8 de marzo de 1883. Llegaron, hasta el centro-oeste del interior santafesino, remesas de colonos que llegaron de Alemania, Suiza, Francia e Italia. Traían en su bagaje ropa, herramientas, utensilios, valijas, instrumentos musicales, semillas, retoños de plantas y muchos sueños. Traían su fe cristiana y, tal vez, guardados en alguna Biblia algunos papelitos doblados que recreaban las recetas de las comidas que preparaban en sus patrias. Así, del puñado de sueños de un grupo de familias surgió Colonia Bel Grano, “bello grano”, al decir de los italianos. El mejor homenaje para los ancestros belgranenses que aquel 8 de marzo fundaron la colonia es recuperar parte de su legado culinario.

Si nunca viste uno, el bricelet consiste en una masita dulce. Se elabora a partir de manteca, huevos y harina, y tiene figuras plasmadas en sus caras, que se realizan con la brisletera. Esta es la única dificultad que supone la preparación de este postre o galleta dulce. La brisletera es una plancha especial, sin la cual el bricelet no se puede lograr. Se pueden comprar por internet. En Colonia Belgrano, todas las familias tienen una. Algunas, incluso, las comercializan.

Recuerdo de brisleteras

Los belgranenses dan a conocer esta receta porque les recuerda su niñez. Tiempo de ayudar a madres y abuelas. Elaborar con pequeñas manitos esas bolitas de masa dulce que luego ellas cocinarían. Lo hacían con viejas brisleteras de fundición gris con dos largas manijas de hierro, que habían traído sus abuelos de Suiza. Las hacían sobre aquellas tan recordadas cocinas a leña.

Con el correr de los años, la tecnología fue avanzando. Hoy en día las brisleteras son de aluminio fundido, mucho más livianas, pero conservan su tradicional mango de hierro (más corto), adecuado para cocinar sobre cocina o anafe convencional.

Actualmente, ya pasadas varias décadas, algunos belgranenses fabrican las máquinas. Siguen cocinando las masitas con sus propias manos, continuando el legado de sus ancestros, que las hacían con tanto amor.

Ingredientes

  • Seis huevos

  •  400 gramos de manteca

  •  500 gramos de azúcar

  • Un kilo de harina leudante

  • Ralladura de limón

  • Esencia de vainilla o canela

Procedimiento

Batir la manteca junto con el azúcar. Luego agregar los huevos y batir bien. Por último, añadir la harina con canela o ralladura de limón.

Amasar y formar bollitos que se cocinaran en la Brisletera bien caliente, previamente untada con grasa de cerdo o manteca.

Fecha de Publicación: 06/08/2020

Compartir
Califica este artículo
4.50/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
nahuel clandestino Conocé al neuquino Nahue Clandestino y su experiencia por el globo como emprendedor del reciclaje

El joven oriundo de Cutral Có nos cuenta cómo fue recorrer el mundo trabajando con proyectos de reci...

Salud y Estética
Vida de Yoguini - Power Yoga de 40 minutos 40 minutos de yoga dinámico

Hoy Patrizia nos trae una práctica un poco más larga, para que trabajemos todo el cuerpo. Hacé un es...

Tradiciones
 Fiesta Regional de Gato y Mancha La fiesta que homenajea a dos caballos

En 1925, los caballos Gato y Mancha unieron Buenos Aires con Nueva York. En honor a ellos, en Chubut...

Argentinos por el mundo
Pablo Lamelas El médico que tenía todo en Canadá, pero quiso volver

Pablo es un gran cardiólogo rosarino. Muy requerido en Canadá, no cambia su ciudad natal.

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades