Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Antes de conocer París: Probar el sánguche de milanesa tucumano

Quienes lo han probado aseguran haber alcanzado el éxtasis gastronómico. Su composición es sencilla pero en los paladares explota en sabores difíciles de explicar.

Elegido por los usuarios y viajeros de TripAdvisor, donde medio centenar de personas opinan usando el calificativo de “excelencia”, “el mejor” y “delicioso”, el sánguche de milanesa tucumano llegó para quedarse en la Mesa Argentina. Muchos esperan que se apruebe el proyecto de Ley del Día Provincial del Sánguche de Milanesa en Tucumán, pero saben que desde San Miguel a Tafí de Valle, cada día se celebra a este preparado que, para los argentinos, ocupa el segundo puesto del podium gastronómico popular después del asado. Pero el sánguche de milanesa verdadero sucede sólo en Tucumán.

No es pan y milanesa solamente. La clave está en el pan, “pan sanguchero”, le dicen, y es una combinación de figaza, o pan de Viena y pan francés, suave, sin costra que lastime el paladar, y con una miga interior amigable que previamente se tuesta, apenitas. Estas rodajas de sueve panificado abrazan hasta unas cinco capas de milanesas, (sí, leiste bien) junto con la lechuga cortadita (como si fuera repollo), y rodajitas finas de tomate. Abrí bien las dos manos juntas como sosteniendo un paquete, ¡así de grande es!

En los bares y sangucherías típicas que se dedican a esta propuesta, se calcula a ojímetro unos 10 kilos de milanesas por día. La forma de prepararla ya es otro tema. Son capas de hasta cuatro o cinco milanesas, porque cortan las milanesas gigantes en partes y arman una pilita dentro del sánguche, que lo cortan en forma diagonal en dos partes, para comodidad de los comensales, ya que mide hasta 20 centímetros de alto cuando es completo con jamón, queso, huevo, y hasta porción de papas fritas

Aunque las alternativas sean muchas, hay un denominador común en este sánguche pasión de multitudes, y es que se prepara la milanesa en el momento y se la fríe a la vista. En tres minutos el sánguche está listo.

En Tucumán las ideas para sortear la pandemia fueron de la mano del delivery,  y las promociones, pero también en la imaginación porque ya se puede degustar el sánguche “milanosaurio”, edición 2020, que contiene cinco o seis capas de milanesa. Aún así el ícono para muchos es el que hizo famoso a Mario Rivero, que con los recortes de todas las milanesas armaba el sánguche , ahora famoso que, por la cantidad de “pisos”, llamaron “ascensor”

El desafío del picante

El picante siempre está presente como opción de aditivo, temido pero deseado ¿Le meto picante, doña o don? Es la pregunta más repetida en los puestos, bares y sangucherías de San Miguel de Tucumán cuando el sanguchero está por cerrar el pan, con todo el contenido en su interior de capas de milanesa, lechuga y tomate. El comensal deberá decidir por sí o por no, y disfrutarlo con esta salsa que tiene sus variantes de picor según su autor, pero lleva tomate rallado, cebolla, ajo picado, ají molido, ají locoto en polvo. Por eso, pica.

La gaseosa de manzana

No hay explicación científica ni racional para su asociación con el sánguche de milanesa. Lo cierto es que el ritual parece incompleto sin su presencia junto al plato. En las sangucherías siempre está presente en las heladeras junto a otras marcas internacionales que, en esta religión, no le hacen sombra.

Curiosidades del sánguche de milanesa más famoso del país

 

Rating: 5.00/5.