Ser Argentino. Todo sobre Argentina

8 polos gastronómicos cordobeses

Te contamos todo sobre 8 polos gastronómicos que se encuentran en la ciudad: una forma de recorrer toda Córdoba a través de los sabores.

Córdoba es una ciudad de sensaciones, sabores, tradiciones y vanguardias. Su cultura, hospitalidad e idiosincrasia la distinguen como una de las principales urbes de la Argentina. No solo por su idiosincrasia particular, sino también por su antigüedad. La ciudad ofrece una variada gastronomía que va desde la cocina regional argentina a la cocina gourmet internacional. 

También se destaca por la creatividad de sus chefs, que realizan una inspirada cocina de autor con sabores y condimentos de otras latitudes o productos regionales. Desde tiempos coloniales las dulzuras, confituras y los tradicionales alfajores cordobeses deleitan a los visitantes. Hoy, espacios caracterizados por el buen gusto y la armonía invitan a todos los viajeros a relajarse y disfrutar de variadas y exquisitas propuestas. 

 Una intensa vida nocturna que se desarrolla en bares, pubs y múltiples alternativas para todos los gustos con espectáculos en vivo. La oferta gastronómica y recreativa de la ciudad es amplia y diversa. Desde restaurantes naturistas que promueven la alimentación saludable, hasta parrillas tradicionales con cortes de carne nunca antes visto. Desde postas que ofrecen mariscos deliciosos, hasta comedores tradicionales que ofrecen platos regionales característicos. En esta nota te contamos todo sobre los 8 polos gastronómicos de La Docta.

1. Centro Histórico: Legados urbanos

 Antiguas calles coloniales, edificios históricos y pujante modernidad se combina para ofrecer una receta de sabores mediterráneos con hierbas y especias a la orden del día, que hacen a una cocina contemporánea y de autor que lo trasladan a lo moderno, en los cuales se destacan bares y restaurantes que reflejan en sus cartas la idiosincrasia de una ciudad en pleno crecimiento. Como en casi todo centro de ciudad, la propuesta es completamente variada. No solo se encuentran menús ejecutivos, sino también opciones disruptivas. 

2. La Cañada: Sabores de calicanto

Los mitos, las leyendas y las personas se mezclan con la frescura del arroyo y la sombra de las tipas que se alzan en una galería natural, enmarcadas por los puentes del calicanto. En sus márgenes numerosos restaurantes invitan a descubrir sus carnes asadas y pastas caseras amasadas con las manos nobles, o hacer una pausa en sus gratificantes bares. Además, cuando cae la noche, la música invade el transcurso del río Suquía. 

3. Güemes: Arte, bohemia y espectáculos

Las cálidas manos de los artesanos, la pasión de los artistas, los diseños de vanguardia y la gracia de la música se conjugan en un ámbito de orígenes marginales. Güemes surgió de la presencia de conventillos, y la cocina llegó a establecer un vínculo de unión que hoy se traduce en la creatividad y la inventiva de los más variados chefs que ofrecen una gastronomía que te lleva a saborear los más osados y deliciosos platos para compartir y disfrutar entre amigos.

4. General Paz: Paladar aristocrático y señorial

 Su historia, tradición y barrio selecto presta variadas tendencias que hacen al deleite de los comensales que van desde la tradicional cocina argentina a una novedosa cocina de fusión. Así, este barrio nos traslada a encontrar nuevos y deliciosos sabores que hacen a la gastronomía internacional, en un ambiente apacible, variado y distinguido que se desarrolla en antiguas casonas recicladas que marcan la identidad del lugar.

5. Nueva Córdoba: Menú Cosmopolita

 Entre resabios de un paseo aristocrático de casonas señoriales y presente estudiantil, joven y alegre con modernos edificios. Nueva Córdoba se erige en sus calles opciones gastronómicas, que llevan al paladar de los comensales los exquisitos sabores del mundo. El Parque Sarmiento, un ambiente natural y apacible por excelencia, es un lugar de encuentro para disfrutar en familia de múltiples opciones populares, especialmente carnes, choripanes, lomitos y pizzas con una gran vista de la ciudad.

6. Alta Córdoba: Condimentar la Vida

 Alta Córdoba es uno de los polos de la vida cultural, gastronómica y nocturna de la ciudad. El condimento justo de un barrio que combina la vida familiar con la diversión de la juventud en bares y boliches. También con el encanto de restaurantes en los que uno puede disfrutar sus tardes de té y degustar exquisiteces en pastelería, a los cuales se suman eventos y comidas rápidas para disfrutar en compañía de seres queridos y amigos.

7. Mercado Norte: Identidad a la Carta

 Con la tonada cordobesa, los pregones de los vendedores, el humor local, nos traslada a un ambiente alegre y colorido. Allí se disfrutan de los aromas a frutos frescos, la tentación de mariscos, los quesillos y salames de la colonia. El Mercado se erige con una marcada variedad de sabores que se pueden encontrar en cada puesto.

8. Noroeste cordobés: Estilo y Gastronomía

Elegancia, estilo y una intensa vida nocturna armonizan en modernos y tradicionales espacios de recreación, espectáculos y centros de compras. En el noroeste de la ciudad, la gastronomía regional, internacional y gourmet se manifiesta con infraestructura y servicios de alto nivel y calidad.

Rating: 4.00/5.