Ser Argentino. Todo sobre Argentina

12 pasos para hacer que tu entorno sueñe con nubes de pestiños

No son tan sencillos de encontrar en una panadería, por lo que te pueden hacer ganar popularidad. Date una tarde con los pestiños.

Imaginate este escenario. Llegás a tu casa después de un día ultracansador y con ganas de algo rico. Vas a la heladera y no hay nada. Abrís la alacena y encontrás rastros de cosas que no te atraen mucho. De repente, un aroma te sucumbe y te dirige hacia un lugar particular de la cocina: la mesada. Allí, un plato con una servilleta encima y una pequeña montaña de algo que huele a que te va a cambiar el día. No son churros ni tortas fritas. Son pegajosos, de color tostado y les chorrea la dulzura. Y ahí caes en que alguien que te quiere mucho te estuvo esperando con el mate y los pestiños recién listos.

Pero tal vez seas vos quien tenga ganas de sorprender a alguien especial en otra ocasión. Y tu vieja o tu abuela no te atiendan el teléfono para explicarte cómo hacerlos. Tampoco entendés mucho de qué van, dado que tienen una contextura particular. Entonces, entenderás el atrevimiento próximo que vamos a tomarnos de contarte sobre esta bomba que se come en los hogares entrerrianos. Y no solo eso: te lo vamos a poner en forma de pasos para que sea más didáctico y sencillo. Eso sí, cuando los termines de hacer y antes de arrancar a comer, recordá conservar tus niveles de colesterol porque van a volar. Del buen gusto, obvio.

Info para conquistar a los comensales

El pestiño es un dulce que se prepara generalmente para la Navidad o la Semana Santa en Andalucía y otros lugares de España. Básicamente es un cuadrado de masa con dos esquinas opuestas plegadas hacia adentro. Algo así como un origami culinario. Su componente más característico es el anís y su tamaño varía. No obstante, su exquisitez es de tal calibre que hasta se lo menciona en diversas obras literarias de la antigüedad. ¿Estamos listos ahora para cocinar?

Ingredientes

Preparación

1. Poner el aceite, las cascaras de la naranja, los anises y el ajonjolí en un sartén a fuego lento.

2. Freír aproximadamente unos 10 minutos para que se impregnen bien los sabores.

3. Retirar del fuego.

4. Dejar que se temple.

5. Colar el aceite y reservar.

6. Verter la harina en un recipiente y darle forma de volcán.

7. Agregar la canela, el vino, el agua y 200 ml del aceite reservado.

8. Agregar la ralladura de limón y la sal. Posteriormente, unir todos los ingredientes hasta formar una masa blanda.

9. Tomar pequeñas porciones de masa con las manos aceitadas. Luego, hacer unas tortitas dándole la forma del origami cool.

10. Calentar el resto del aceite reservado y freír los pestiños.

11. En una olla al fuego, mezclar la miel con ½ vaso de agua hasta que esté bien diluida.

12. Pasar los pestiños por la miel y colocarlos en una fuente de servir. Poné a calentar el agua que se vienen.

Rating: 0/5.