Skip to main content

Desde hace 40 años colecciona las botellas de Coca-Cola más extrañas

El argentino Guillermo Estiz tiene una de las colecciones más curiosas de esta marca.
Hobbies
21 marzo, 2019

Las pasiones se disparan de las formas más extrañas y son difíciles de explicar. A sus 19 años, Guillermo Estiz realizó un viaje por Europa y Asia, del cual se trajo un hobbie que lo acompaña desde hace más de 40 años. Cuando estaba en Israel, se encontró con una botella de Coca-Cola escrita en hebreo: le gustó tanto que decidió no tomarla y quedársela. Ese fue el comienzo de su pasión.
A partir de entonces, cada vez que alguien se iba de viaje, él tenía una sola petición: la botella de Coca-Cola para agregar a su colección, que año a año se seguía agrandando. Sus botellas, incluso, cruzaron el Atlántico con él: vivió en España, hacia donde las llevó, y luego las trajo de regreso a la Argentina 25 años después.
Su botella más antigua data de 1930 y la consiguió en un viaje por los Estados Unidos, en el Estado de Maine. Hoy tiene más de mil botellas de la gaseosa sin abrir, y no deja de aumentar su colección: en cada viaje se llega a traer entre 50 y 60 en su valija. Además, impulsa convenciones de coleccionistas, que vienen de todo el mundo para realizarlas. Porque las pasiones no se explican, pero vaya que se disfrutan.

Argentina, licenciada en Comunicación Social y correctora. Me apasiona la escritura, la propia y la ajena. Mi amor por las palabras, por las frases mágicas y perfectas, me llevó a dirigir mi carrera profesional hacia la redacción, a lo que luego sumé la corrección para mejorar mis textos y, también, los de otros autores. Porque una imagen no siempre vale más que mil palabras. Gracias por leerme.

Sin votos.
Espere por favor...

Comentarios

También te puede interesar