Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Group Arce: reutilizar y triunfar

Reutilizar se volvió uno de los verbos clave para el cambio mundial. Esta familia mendocina lo supo primero que todos, y emprendió un proyecto que no para de crecer. Te contamos de qué se trata.

El reciclaje de aparatos electrónicos, electrodomésticos y diferentes tipos de materiales en desuso, es un aspecto clave para frenar el impacto ambiental. Sin embargo, pocos rubros se dedican a encontrarle una nueva función a las grandes pilas de maquinarias que se rompen o son reemplazadas por modelos más nuevos. Group Arce, sin embargo, supo ver la oportunidad de generar un impacto positivo y ofrecer un nuevo producto de calidad con materia prima recuperada. 

Grupo Arce es una empresa familiar llevada a cabo por Marisa Gimenez de 44 años y su marido Raúl Arce de 48. Ellos son mendocinos y, a su vez, cuentan con tres ayudantes importantes: sus tres hijos, Leonel (17), Luisina (16) y Genaro (13). Este, sin embargo, es un emprendimiento con historia, ya que nació hace varios años de la mano de Máximo “Peti” Arce, de 72 años, el padre de Raúl Arce que, en 1985, hizo la primera estufa reciclada como hobby. Su linaje decidió seguir con la idea inicial, pero llevarla un poco más allá. Hoy, la familia entera diseña churrasqueras y estufas con artefactos en desuso y la marca se hace cada vez más conocida

Los comienzos

Esta familia mendocina se dedica a recolectar artefactos en desuso para darles una nueva vida. Marisa contó que, al principio, les daba vergüenza recoger, buscar o pedir los artefactos. Sin embargo, con el tiempo superaron los prejuicios e hicieron crecer su emprendimiento. Marisa cuenta:

 

Ideas que trascienden generaciones

La idea de reutilizar los electrodomésticos surgió del padre de Arce, que comenzó a reciclar heladeras, lavarropas, cocinas y calefones. La fabricación de las estufas arrancó con la iniciativa y creatividad de “Peti”, que en 1985, a comienzos del siglo XXI comenzó a indagar para darle una nueva vida a elementos fuera de uso. Poco a poco, empezó a perfeccionar los prototipos de estufas y churrasqueras que creaba solo para su familia. Con el tiempo, a prueba y error, encontró la fórmula adecuada.

“Peti” lo hacía como hobby porque su principal trabajo era la chapería de vehículos. Sin embargo, su hijo Raúl, junto a su familia, decidieron continuar con la producción. En este sentido, Marisa, que es administradora de empresas y técnica en logística, tuvo un papel clave. Ella pudo organizar a su familia y al emprendimiento, para que puedan salir adelante:

"Trabajamos en serie para que pueda pintar en un día la producción de toda la semana y el otro pliega toda la producción. Ellos pueden trabajar y tienen su plata. Mi suegro no trabaja más porque lo hacía como un hobby, yo lo tomé en serio y saqué un negocio real porque hay gente que necesita calefacción, no tiene los recursos, inclusive gente que quiere hacer un asado dentro de la casa, no pasar frío y ver el calor del fuego"

En esta empresa familiar, cada uno de los integrantes tiene su rol asegurado: Leonel hace los plegados, Luisina se encarga de la pintura, Genaro hace el martillado del modelo y el padre se encarga de la soldadura.

La fábrica se encuentra sobre la ruta 60 en una zona principal de Junín y la venta en Av. Mitre. El producto principal son las estufas, que alimentadas a leña, garantizan un menor gasto de gas. 

 

Imagen: Redes Grupo Arce

Rating: 0/5.