Skip to main content

Damián Steiner: una de cal y otra de arena

Damián Steiner se convirtió en el primer argentino en arbitrar una final de Grand Slam, pero a los pocos días le rescindieron el contrato. ¿Qué pasó?
Tenis
Damián Steiner primer argentino en arbitrar una final de Grand Slam
10 diciembre, 2019

Como siempre en la vida, después de una buena viene una mala (y al revés). Y eso es exactamente lo que le pasó a Damián Steiner, que hace un par de meses tocó la cima de su carrera al ser el primer umpire (árbitro, en criollo) argentino en dirigir la final de un Grand Slam. ¿Y cuál es la mala? Que le rescindieron el contrato. ¿Arbitró mal? No. ¿Fue parcial? Menos. ¿Se comportó de manera irrespetuosa con los jugadores (nada más y nada menos que Djokovic y Federer)? Nada más lejos de la realidad. ¿Y entonces qué pasó? Dio una entrevista. Sí. Así como lo leen.

Después de dirigir la final de Wimbledon (torneo considerado la “Catedral del tenis”, en el que los jugadores tienen que estar vestidos completamente de blanco y el árbitro dirige de traje), Steiner fue despedido. El argumento que da la ATP es que “violó las políticas del tour al dar una serie de entrevistas a los medios en la Argentina sin autorización por parte de la ATP”. Al parecer, tendría que haber pedido permiso antes de hablar con cualquier medio. Pero, además, dicen que tocó temas un poco espinosos.

¿Cuál fue el error de Steiner?

El comunicado agrega: “gran parte del contenido de las entrevistas que dio Steiner a los medios representó una violación directa del protocolo por el que los funcionarios de la ATP deben abstenerse de discutir incidentes o partidos específicos, jugadores, otros funcionarios o reglas, para mantener la imparcialidad en todo momento”. Parece que Steiner se embaló y sugirió cambios en el reglamento. Además, cuando le consultaron sobre sus emociones y sensaciones, dijo algo muy inocente pero que a la ATP le cayó mal: afirmó que, cuando tuvo los dos match points a favor en el quinto set, pensó que Federer estaba por ganar el partido, que al final ganó el serbio.

Lo que dicen muchos personajes importantes del mundo del tenis, tanto jugadores como entrenadores y periodistas, es que la sanción es un poco exagerada: Steiner es un árbitro “gold badge” (insignia de oro), lo que lo coloca en la cima de la excelencia deportiva. Nacido en Villa Crespo, se recibió de árbitro internacional en 1996 y trabajó como supervisor y juez de silla durante 25 semanas anuales durante la última década (incluidos más de 50 torneos de Grand Slam). Lleva mucho tiempo, dedicación y talento llegar hasta ahí. Prescindir de sus servicios por este motivo haría que todo el universo del tenis se pierda de un árbitro que asegura justicia e imparcialidad. Ojalá revean la situación y los argentinos sigamos teniendo un representante en lo más alto del tenis mundial.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X