Skip to main content

Subite a la moto

Una tradición familiar. Dos pequeñas de 11 y 6 años recibieron de su mamá la pasión por el enduro. Compiten a lo grande en mini moto.
Otros
Subite a la moto
19 enero, 2020

Por su geografía y territorios, Mendoza se presta para la práctica de los deportes motorizados. Andar en moto por la montaña es un pasatiempo placentero para muchos, pero también es una apasionante competencia para otros, u otras.

Maribel Giordani recibió de su padre, Tony, el gusto por las motos de cross o enduro. Y, como corresponde, transmitió esta pasión a sus hijas, Valentina y Agostina, de 11 y 6 años. La más grande viene de ser campeona latinoamericana en la categoría Damas hasta 85 cc y luego se consagró campeona provincial en la villa Potrerillos. Por su parte, la menor está dando sus primeros pasos, o marchas, en una mini moto de 50 cc.

La mamá, Maribel, compite en moto desde sus 9 años de edad, en San Rafael. Desde 2001 integró el equipo oficial Yamaha en Chile, compitiendo contra hombres y obteniendo muy buenos resultados. Además, viene de participar en el mundial femenino de enduro, que se disputó en Francia durante el mes de septiembre. Por estas experiencias se ha propuesto elevar el nivel de Sudamérica a lo más alto del escalafón mundial.

Sin embargo, la motociclista de 35 años afirma que ya planea su retiro deportivo. Se bajará de la moto para abocarse a sus hijas y conseguir que compitan al máximo nivel internacional. 

Como siempre, en este tipo de deportes se destaca la autogestión. Es que los allegados al enduro afirman que, para competir en las grandes ligas, se necesita un presupuesto a la altura. El ingreso a los campeonatos internacionales se paga en dólares o euros. Además, por competencia, un piloto debe contar con 2 motos, al menos. Sumado al viaje, el equipamiento, estadía, comida, etc.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X