Fútbol femenino, cordobés y barrial - Fútbol - Ser Argentino Skip to main content

La realidad del fútbol femenino, cordobés y barrial

El DT Walter Luna nos cuenta su perspectiva sobre el papel del fútbol barrial, en el crecimiento del fútbol femenino cordobés.
Fútbol
Fútbol-femenino
| 19 mayo, 2020 |

Seguimos en contacto con Walter Luna, el DT que hace posibles los proyectos de crecimiento del fútbol femenino cordobés. Su trayectoria y su perspectiva sobre la práctica de este deporte son enriquecedoras. Por eso, esta vez le preguntamos un poco sobre el fútbol barrial y el desempeño del proyecto de Selección Provincial.

Walter, vos tuviste experiencias en diferentes clubes, pero también en potreros. ¿Cuál creés que es el papel del fútbol barrial para el crecimiento del fútbol femenino cordobés?

Es la chispa que prende este proyecto (en referencia a la consolidación de una Selección Provincial). La mesa deportiva tiene como fondo el proyecto Tarjeta Verde. Es un proyecto de inclusión social, educativo, de formación y de salud. En el marco del cual se construyen potreros. Pero las chicas que juegan en potreros solo pueden jugar hasta cierta edad. No pueden jugar toda la vida con varones.

¿Se te viene a la cabeza alguna historia en particular de alguna jugadora que haya salido del fútbol barrial?

La historia de Sheyla Machado, por ejemplo. Ella jugaba en una escuelita de José Ignacio Díaz, con varones. Y este año no la dejaron participar más porque es de categoría 2003. El profe de esta escuelita es el Tanque Durán, que es parte de esta mesa deportiva. Así que la mandó a Racing, para que yo la siga formando. Hicimos el carnet y jugó en el Córdoba CUP y salimos campeones. Jugamos con otro nombre, no con el nombre de Racing, porque si no Liga Cordobesa te sanciona.

¿Cuál es la postura que Liga Cordobesa tiene con respecto al fútbol barrial?

En esto juegan miles de cuestiones. La soberbia, el poder, los privilegios. Los contactos. Pero el apoyo de la gente y de la Liga es necesario para poder hacer de este proyecto una realidad.

¿Cómo es el contacto entre los clubes y las escuelitas?

Escuelitas de fútbol de Boedo, de la zona de Villa La Tela, Ameghino, Villa Adela, tienen canchitas. Y ya hay chicas que se empezaron a contactarse para probarse, para venir a entrenar con Racing. Pero es muy importante lo social, el contacto, visibilizar. También desde el deporte, saldamos la brecha que hay de lo social. Hay chicas que vienen de estas escuelas, que no tienen la costumbre de tener una voz de autoridad. Entonces por ahí se generan roces o discusiones. Pero ahí es donde uno se da cuenta de la profesión. Si vos tenés tacto y piel para ejercer como DT, vas a agachar la cabeza y vas a escuchar. Y te das cuenta de que empezás a ser mejor.

Se llega a crecer profesionalmente si salís de un potrero, en el ámbito del fútbol femenino. ¿Cuáles son los crecimientos que esta disciplina les brinda a las jugadoras y al equipo técnico?

Yo digo, en realidad, ser mejor. Ahí está la ingratitud del fútbol femenino. En realidad, el crecimiento profesional es muy difícil, casi no está. Yo digo ser mejor, en el sentido de que cambiás el panorama que ellas tenían como techo. Y la relación que ellas tienen con el DT. Y con la vida. Se enseña el compromiso, las decisiones propias. Nosotros este año, deportivamente, no ganamos. Pero hoy Racing de Córdoba tiene Romina Sánchez, Antonella Sosa, Natalia Martínez, Antonella Rivera, Sheyla Machado. Chicas de 15 o 16 años que ya tienen casi un año en Primera. Hechas y formadas en el club. Vas a jugar a un torneo y te das cuenta de la necesidad que tienen de ser ellas mismas. De su nivel. Las chicas se hacen solitas, a pulmón. Y reina el miedo por las sanciones. Se supone que en el fútbol vamos creciendo. Y lo vas llevando para cualquier lado. Crecimiento personal hay sí o sí. Que se vuelvan mejores personas, si no se da en el fútbol, que haya valores: respeto, compromiso, valores. Y, en lo deportivo, ganar, triunfar, ascender, escalar y llegar hasta donde ellas quieran llegar. Es hasta donde ellas quieran, porque nosotros las acompañamos. Pero, ¿sabés lo que es entrenar en invierno a las 9 de la noche? Lo que es llegar y no tener cancha. O tener que entrenar en la calle. Entonces, las chicas se merecen un crecimiento. No entiendo por qué los clubes no dan esa ayuda.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar