Skip to main content

Colón: de la cima ¿al abismo?

Los argentinos fuimos testigos de la epopeya sabalera de finales del año pasado. Desde que Colón perdió ese partido, todo parece seguir un rumbo errático.
Fútbol
| 28 febrero, 2020 |

El fenómeno futbolístico de Colón de Santa Fe es increíble: minutos separaron al equipo de la gloria, en una histórica tarde en Paraguay. Un estadio que rebalsaba de los colores de la sangre y el luto, una fiesta musical con Los Palmeras, un evento con una organización al nivel de los mundiales. De repente, todo se desvaneció. Desde aquel día, el sabalero parece no poder encontrar el rumbo deportivo. El temido fantasma del descenso está al acecho

La historia feliz

A esta, ya casi todos la conocen. El humilde equipo originario del barrio Centenario, al igual que su clásico rival Unión, nunca, en sus 115 años de historia, obtuvo un campeonato profesional. Ni local, ni internacional. Pero, en 2019, la maldición parecía llegar a su fin. El sabalero llegaba a las semifinales de la Copa Sudamericana y, tras vencer por 2 a 1 en el partido de ida en Santa Fe, frente al poderoso Atlético Mineiro de Brasil, debía ir a jugar la revancha al imponente Mineirao. Ante decenas de miles de torcedores, el equipo local –hablando mal y pronto– “le pegó un baile bárbaro” a Colón y se fue al descanso 2 a 0. Los brasucas ya se sentían en la final. A diez minutos del pitazo definitivo, apareció una falta en el área local, penal, gol de Colón y definición por penales, por haber quedado el global 3 a 3. Allí, se lució el guardameta del team argentino y se hizo historia: Colón disputaría una final única de un campeonato internacional, para traer la ansiada primera estrella a su escudo.

La cita era en Asunción, Paraguay. La fecha, el sábado 9 de noviembre de 2019. El rival, Independiente del Valle, de Ecuador. El pueblo sabalero protagonizó la movilización más grande de una hinchada sudamericana hacia otro país, que llevó la friolera de 40.000 personas al estadio La Nueva Olla. Fue una verdadera fiesta de emoción, acompañada por Los Palmeras, que protagonizaron un momento único previo al partido, al cantar “Soy sabalero”, que se convirtió en un hit internacional.

La historia con final incierto

Apenas quince minutos antes del comienzo del partido, el terrible calor paraguayo se vio interrumpido por un poderoso temporal. Viento frío y baldes de agua caían del cielo. Los miles de hinchas soportaban, fieles a la esperanza del triunfo. El match casi se suspende. El terreno estaba imposible. De todas formas, la realidad es que, con cancha rota o sana, el nivel futbolístico de los ecuatorianos era muy superior al de los santafesinos. El resultado fue un categórico 3 a 1 para Independiente. La tristeza de los negros era infinita. La vuelta, masiva y con manos vacías de Paraguay, era un cortejo fúnebre.

La derrota caló tan pero tan hondo que, medio año después, Colón no levanta cabeza en lo futbolístico, en el torneo argentino. Desde diciembre viene sufriendo fuertes caídas, tanto de local como, principalmente, de visitante, donde hace más de un año que no gana.

En el fútbol argento rige, aún, un polémico sistema de ascensos y descensos que está vigente desde hace como 40 años. Somos el único país en que los equipos descienden promediando varias campañas. Las últimas de Colón no son nada buenas, y lo ubican bien en el fondo, casi al borde de caer a la zona integrada por los cuadros que, a mediados de año, perderán la primera categoría.

Es imperioso, para el sabalero, dar vuelta esta pesada página del libro de su historia. Una historia sin grandes logros deportivos, pero con una hinchada que merece mucho más que lo que le dan los once muchachos que salen a la cancha.

Rating: 5.0/5. De 3 votos
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X