Buenos Aires - - Sábado 19 De Septiembre

Home Deportes Era por abajo

Era por abajo

Los Argentinos tenemos una capacidad impresionante para degradar todo.

Deportes

El día que se jugó la final de Brasil 2014 entre Argentina y Alemania, yo estaba en Río de Janeiro. Había viajado unos cinco días antes con mi amigo Zamora, a él lo había mandado un diario a cubrir los últimos partidos de un mundial realmente apasionante. Me acuerdo, después de ver la victoria por penales frente a los holandeses (el partido del “Hoy te convertís en héroe”), de Zamora en un cyber café de Copacabana escribiendo una crónica a toda máquina y yo afuera, tomando una Skol helada (quizás lo que más admiro de los brasileños sea su capacidad para mantener la cerveza a la temperatura ideal, incluso en las peores condiciones objetivas), mirando cómo pasaba la gente que venía del Fan Fest, un predio medio raro en el que pasaban los partidos más importantes que en Río estaba, como no puede ser de otro modo, en la playa.

Había muchísimos argentinos. Muchísimos. Nunca en mi vida había visto tantos, todos juntos, fuera de nuestro país. La circunstancia me permitió darme cuenta de que tenemos una capacidad impresionante para degradar todo. Las de Río de Janeiro (incluso en Copacabana), son unas playas hermosas. Amplias, relativamente limpias, accesibles.

Nosotros las habíamos transformado en campings superpoblados al aire libre, donde se escuchaba música a volúmenes demenciales, se tomaba fernet y cerveza en todo momento y se jugaba a la pelota pensando más en molestar al brasilero que no se resignaba y seguía yendo a su playa, a pesar de que la “fiebre mundialista” se expandía, para usar la misma metáfora, como un virus letal, que en divertirse.

Pocos días más tarde, y con el gol de Götze, este paréntesis en el tiempo llegó a su final y los turistas que habían invadido uno de los países más lindos del mundo, volvieron a sus vidas. Con Zamora, bastante tristes porque por unas horas sentimos que había posibilidades concretas de ser campeones del mundo (y la verdad es que estuvimos cerca), nos quedamos a ahogar las penas, unos días más, en una playa a unos 200 km de Río de Janeiro. A las 24 horas, la final del mundial nos parecía un evento lejano, casi confuso. Todo había vuelto a la normalidad. Lo que sí, cada tanto, entre trago y trago de infinitas latas de Itaipava, nos mirábamos y nos decíamos, a veces incluso sin hablar, “era por abajo”.

Fecha de Publicación: 19/05/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


Por: Mario de Mar del Plata 28 mayo, 2018

Y pensar que Sampaoli lo lleva de nuevo... espero que haya aprendido la lección, la próxima (por abajo o por arriba, pero adentro)

Dejar comentarios


Comentarios

Música
Coral Campopiano Coral Campopiano: una vida de sueños y de lucha

Con una brillante carrera musical en Estados Unidos, Coral Campopiano volvió al país e impulsa una c...

Tradiciones
Teatro griego en Mendoza El teatro griego de Mendoza

Histórico. Toneladas de concreto sobre los cerros. El teatro griego solo existe para albergar la Fie...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Turismo
Se viene FeTuR

Ser Argentino es patrocinador y participante de la primera feria virtual de turismo en Argentina.

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades