Skip to main content

“El intocable”

Tuve la gran suerte de verlo boxear. Fue único. Al día de hoy, sigue siendo único. Los demolía psíquicamente. Fue "El intocable" Nicolino Locche.
Box
19 septiembre, 2019

Los números asustan. Combatió 117 veces. Y terminó en la cima. No por nada le decían “El intocable”. Hablamos, obviamente, del gran Nicolino Locche. Para llegar a su primer título (el Liviano nacional FAB) estuvo 3 años y 21 peleas. Esa la ganó por puntos, como tantas otras, porque no tenía una trompada demoledora. Te ganaba de otra forma.

Vineron unos cuantos combates más antes del título Latino. Y después, las míticas peleas con Abel Laudonio y Abel Cachazú. Todas, mayormente realizadas en su casa, Mendoza. O en su segundo hogar: el Luna Park. Hasta que en 1968 salió por primera vez del país. Se fue a Tokio a disputarle el título a Takeshi “Paul” Fuyi. Ahí sí que pegó. Lo destrozó al japonés. Y se trajo el Super liviano AMB, que retendría 5 veces.

En el 72 lo perdió en Panamá frente a Alfonso Frazier. En el 73 trató de reconquistarlo, pero también perdió, con Antonio Cervantes. Siguió peleando hasta el 76, en casa. Estaba grande. Había empezado en el 58.

Tenía un estilo único. Nadie podía pegarle. De ahí, “El intocable”. Bajaba la guardia. Esquivaba con la cintura. Salia de las cuerdas. Esquivaba, temerariamente, con el cuello. Eso era tremendo. Las manos le pasaban a milímetros, pero no le pegaban. Tenía una frialdad única. Debió haber sido que eso era lo que lo divertía. Porque si hubiera pegado como le pegó a Fuyi en más peleas, hubiera sido mucho mas grande de lo grande que fue.

Con el tiempo, vinieron cientos de imitadores. Algunos, geniales, como Muhammad Ali o Ray “Sugar” Leonard. Nico era más grande, quizá. La historia me habría dado la razón, si él hubiera soltado más la mano. Su record así lo dice. Solo 14 KO en 117. Y las únicas 4 que perdió hablan de su maestría en la defensa.

Un increíble. Un “Intocable” como ninguno.

No votes yet.
Por favor espere.....

Un comentario para ““El intocable””

  • Carlos Araujo

    Muy bueno. Loche fue un gran boxeador, porque hizo honor a lo que el boxeo es: el arte de la defensa. Y él era un maestro. En esquives y en astucia. Gracias por este excelente recordatorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X