Skip to main content

Ringo

La leyenda es tan grande, que basta con decir Ringo para saber de quién hablamos. Fue un personaje mítico. De culto.
Box
ringo bonavena
14 octubre, 2019

La leyenda es tan grande, que basta con decir Ringo para saber de quién hablamos.

Oscar Natalio Bonavena nació un 25 de septiembre, en Boedo. Era hincha de Huracán y allí se inició como amateur. Fue un boxeador mítico, aunque no fue campeón mundial.

Ringo era un grande adentro del ring. 68 peleas ganadas y solo 9 perdidas. Peleó contra el enorme Floyd Patterson y le ganó. Conta Jimmy Ellis. A Frasier lo tiró dos veces. En el Madison Square Garden. Peleó contra Muhammad Alí y casi lo tira. Metieron 71 puntos de rating en la trasnmisión (hoy, Tinelli no llega a 25). Fue considerado el tercer mejor boxeador de su época. Alí dijo que su pelea fue una de las más duras de su vida.

Empezó en Huracán, en 1964, y enseguida se fue a pelear a Estados Unidos. Un visionario. Volvió y se coronó campeón argentino pesado al poco tiempo. Nada menos que contra Goyo Peralta. Reventaron de gente el Luna Park. Luego alternó peleas acá y en el país del norte.

Ringo era un grande afuera del ring. Tan mediático como el propio Alí. Fue un personaje mítico. De culto. Un grande de frases célebres. Como “Afuera del ring son todos guapos, pero cuando te sacan el banquito te quedás solo”. O “La experiencia es un peine que te dan cuando estás pelado”. Hay remeras y calcomanías con su rostro. Muchas bandas de rock actuales que le rindieron canciones. Libros y una película. Palito Ortega le hizo una canción. “El pío pío”; por su voz finita. Compartió cartelera del Maipo con vedettes. Fue tapa de “Gente” cuando “Gente” vendía 750 mil ejemplares por semana. Tuvo un programa de TV (“Los ravioles de Doña Dominga”; su mamá), por canal 11 (TELEFE).

Se retiró en 1974 en Reno. Peleó con un preso, que era boxeador, claro. Y que llegó esposado al estadio.

En Reno también lo retiraron de la vida

La trama es complicada. Te la hago simple, pero prestá atención. En 1975, Ringo firmó contrato con un promotor puertorriqueño, en Buenos Aires. Joe Montano. Montano le transfirió el contrato a Joe Conforte. Conforte era dueño de un prostíbulo de lujo en Reno. El Mustang Bridge Ranch. Que era apadrinado por un mafioso, Lou Bonanno, con la idea de que Reno compitiera con Las Vegas… Ahora Conforte era dueño del contrato de Ringo. Ringo hizo una pelea. Pero no le gustó la organización. Según le confesó a un amigo, la gente comía en el ring side. Y fumaba. Estaba lleno de prostitutas. No era ambiente de pelea.

Pero Conforte fue preso y todo quedó en manos de su señora, Sally. De alguna manera, quizá por Ringo, Sally se enteró del descontento de nuestro famoso púgil. Entonces, le dió 7.000 dólares y lo casó con una de sus “chicas”. Así Ringo podía acceder a la nacionalidad. Cosa que no era fácil en esa época. Pero la chica, de 24 años, era la novia del Ross Brymer. El guardaespaldas de conforte. Una porquería, que no solo era exconvicto y exboxeador, sino que envidiaba a Ringo. Quizá, porque una vez, guanteando, se quizo hacer el vivo y Ringo lo puso KO.

A Conforte no le gustó nada la idea de Sally. Les dijo a Brymer y a su segundo que no quería ver a Ringo cerca. Los muchachos transmitieron la novedad. Y Ringo le contó a Sally. Sally lo consoló. Pero el problema se desencadenó cuando abrieron el Mustang Ranch III. Ringo, en la inauguración, en medio de periodistas, políticos y amigos, y medio alcoholizado, tomó el micrófono. Les dió la bienvenida a todos a su casa.

Conforte dio la orden de hacer desaparecer a Ringo. No por meterse con su mujer, sino con sus negocios. Primero le quemaron los papeles de ciudadanía y toda la ropa.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X