Skip to main content

Oreste Berta: “el Mago cordobés”

Te contamos la historia del genio autodidacta Oreste Berta, quien obtuvo tres títulos Honoris Causa, y quien inmoló a Juan María Traverso.
Automovilismo
oreste-Berta
| 25 enero, 2020 |

Oreste Berta es originario de Rafaela, Santa Fe. Sin embargo, se cordobizó. Reside hace muchísimos años en Alta Gracia, y es allí donde tuvo descendencia. Allí parió a sus tres hijos, y a sus modelos de autos. En el mundo del automovilismo es conocidísimo. Es un Mago de los fierros.

Oreste Berta fue un autodidacta, y llegó a construir los mejores modelos de autos. Tuvo un breve paso por la universidad y, por diferentes motivos, decidió abandonarla. Sin embargo, ese no fue impedimento para convertirse en un genio de la ingeniería. Es por eso que fue reconocido por varias instituciones. Recibió tres títulos Honoris Causa, otorgados por la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Nacional de San Juan y la UTN.

Oreste-Berta-auto

Lo que se hereda no se roba

Desde los 8 años comenzó a sentir esa pasión fierrera. Aprendió observando y ejerciendo, en la fábrica de cosechadoras de su abuelo. A los 13 construía bicis con motor. Y a los 16 empezó con el estudio formal de la Ingeniería; sin embargo, abandonó sus estudios formales muy pronto. Eso no le impidió convertirse en un ingeniero hecho y derecho. Siempre se tomó el tema con mucha seriedad, nunca paró de informarse y formarse. Con solo 20 años recibió propuestas desde Estados Unidos, a las que accedió. Hasta recibir una propuesta por parte de la Industrias Kaiser Argentina (IKA). Y volvió a su tierra natal.

Desde la experiencia y la creatividad, combinadas con conocimiento, Oreste Berta creó miles de modelos. El Berta LR, el motor Berta V8, SP Internacional, F5000 y el intento de F1 fueron algunas de sus joyitas.

El Mago sigue trabajando en su tallercito de Alta Gracia. Junto con sus hijos, reparan y confeccionan autos de carrera. Sin embargo, Berta confiesa que ahora solo mira las carreras por curiosidad. No le apasionan las dinámicas actuales del automovilismo.

Nosotros, argentinos, le agradecemos su magia y reconocemos su trabajo. ¡Grande, Mago!

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar