Skip to main content

El Rex autóctono

Mi sueño era ser piloto de TC…
Automovilismo
22 enero, 2020

Se me ha preguntado cientos de veces porqué usé el pseudónimo REX, en lugar de mi verdadero nombre en mi carrera deportiva. Pues bien, acá va mi relato de los hechos.

Mi sueño era ser piloto de TC. Recuerdo que yo tendría unos 5 o 6 años cuando descubrí una de las 4 pasiones de mi vida: las carreras de autos. Otro día hablaré en detalle de las otras 3…

Se me salía el corazón viendo los autos de carrera. Amaba el ruido de los motores, el “perfume” de la nafta mezclado con aceite de ricino que se usaba en esa época, el “aroma” a neumático quemado, ver a los pilotos… Eso: ver a los pilotos con el casco puesto, e imaginar que yo era uno de ellos. Acompañaba a mi papá (reconocido preparador de motores de competición) siempre que podía. Le insistía hasta el cansancio para que me llevara al autódromo a ver carreras de la categoría que fuera. Fue precisamente Él, quien me transmitió el amor por el automovilismo y la pasión x los autos de competición. Me encantaba ir a su fábrica, ayudarlo en el armado de los motores y admirar la precisión con que se hacía todo.

Pero mi sueño era ser piloto de TC…

¿Cómo iba a hacer para lograrlo? Sobre todo, cuando mi Mamá intimó a Papá para que de manera inmediata, se llevara de mi casa un Fórmula 5 (auto de carreras monoposto) que mi viejo había comprado para que yo pudiera, a los 12 años,  hacer mis primeros pasos en el automovilismo.

_ «Adamoli (mamá lo llamaba x su apellido cuando estaba realmente enojada), te llevás este auto de aca, sinó se van los 2 juntos’’, y agregaba ‘’Yo no traje hijos al mundo para que se me maten arriba de un auto de carreras’’, cerrándome toda posibilidad a iniciarme como piloto desde niño, como Dios manda.

Unos años mas tarde, ya con 19 años, con mi hermano abrimos un negocio familiar de repuestos especiales para autos de competición y así comercializar los desarrollos de mi padre, junto a un sinnúmero de otros productos afines, y de esa manera tener nuestros ingresos y ‘’bancarnos’’ la facultad (yo para ese entonces había empezado la carrera de Derecho y mi hermano Agronomía). No fue casualidad eso. Yo lo pensé en función de estar mas cerca de lo que realmente quería hacer: correr en autos, sea como sea… Mamá nos ayudaba en la  administración del negocio, lo cual hacía casi imposible que yo pudiera tener contacto con algún auto de carreras sin que ella se enterara.

Pero encontré la manera.

Yo puedo ser REX, como el Enmascarado, hermano de METEORO, quien después de una fuerte discusión con su padre por un accidente donde le destrozó un auto, se fue de su casa y nunca mas nadie supo de El, hasta que años mas tarde volvió convertido en REX, El Corredor X, cuya identidad jamás nadie descubrió.

«Listo, me cambio el nombre, uso el seudónimo REX y así puedo empezar a correr sin que papá y sobre todo mamá, se enteren», pensé. Y así fue. Empecé a correr con un fiat 600 de la categoría Fórmula 07, donde 2 años después tendría la suerte de salir Campeón, ganando 10 de las 11 carreras que corrí. Corrí varios años en categorías zonales, sin que mamá supiera, hasta que, finalmente, se enteró que yo era REX, Me echó de casa y tuve que refugiarme en casa de mi novia de ese momento. Tres días después, me vino a buscar y me dijo: “Tu padre quiere que vuelvas” (nunca iba a admitir que me extrañaba), pero la condición era que no volviese a correr nunca más, lo cual le prometí unas 5 o 6 veces más, con los dedos cruzados, obvio.

Mas tarde empecé mi carrera deportiva a nivel nacional en Turismo Nacional clase 2, donde rápidamente pude ganar, hasta que en el año 2000 llego al TC Pista (categoría anterior y paso obligado antes del TC), donde obtengo el sub campeonato Argentino, para finalmente en el año 2001, lograr lo que soñé toda mi vida: ser piloto de TC. Ya no iba a mirar mas las carreras detrás de un alambrado; era uno de ellos…

Mi mamá? De a poco se fue acostumbrando y hasta me acompañó a muchas carreras, pero nunca dejó de sufrir en cada largada. Y hasta el día de su muerte me siguió repitiendo este consejo antes de cada carrera: Nene, corré despacio…

Rating: 4.8/5. De 49 votos
Por favor espere.....

38 Comentarios to “El Rex autóctono”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X