Skip to main content

Ameli: el primer icardeador

En el día del amigo, compartimos esta historia de infidelidad del "Coco" Ameli para con su amigo Eduardo Tuzzio. Una historia como tantas otras.
Fútbol
compartimos esta historia de infidelidad del
18 agosto, 2019

Icardi no fue el primer famoso en defraudar a un amigo. Ameli estuvo antes. Y quizá hubo algún otro, del que el caso no tomó estado público. Seguro hubieron muchos. Si nos referimos a no famosos, hay millones de amigos que tuvieron algo con la esposa, novia, chica, de un amigo. Y hoy más que nunca, vamos a recordar el famoso caso antecesor de la icardeada.

Horacio Ameli y Eduardo Tuzzio eran mucho más que una excelente dupla de centrales de River, allá por el 2005. Se complementaban a la perfección. Uno era áspero. El otro, técnico. Los dos eran fuertes. Sólidos. Aguerridos. Iban bien de cabeza en ambas áreas. Uno se cerraba detrás del otro, como guerreros.

Afuera de la cancha, eran tan amigos como adentro. Se frecuentaban mucho. Y así se debe haber dado, para que algo se rompiera.

Lo que se rompió fue la amistad y Ameli se convirtió en el primer icardeador que trascendió las barreras del vestuario. Porque, seamos justos, casos similares hubo antes; pero no trascendieron el ambiente.

La cosa es que Ameli estuvo con la mujer de Tuzzio. Y se enteró todo el mundo.

Estaban en un entrenamiento para la Copa Libertadores. “El negro” Astrada, “El jefe”, era el Director Técnico. Terminó su charla y Tuzzio pidió la palabra, para desenmascarar, ante todos a su “amigo”. Todos se quedaron helados. Astrada tuvo que reaccionar rápido.

A pesar de las negativas del “Coco” Ameli, nadie le creyó. El plantel dejó de hablarle y fue relegado a entrenar con las inferiores. En el libro de pases del 2006 dejó el club.

El pobre Tuzzio no lo pudo soportar. No era para menos. Tuvo un año flojo. Y se fue al Mallorca. En donde se recompuso. Tanto, que armó una familia nueva. Bien por él.

Habrá sido Ameli el primer icardeador de la historia? Seguro que no. No lo sabremos nunca, seguramente. Como tampoco sabremos qué les pasa por la cabeza a ambos en un día tan especial como lo es el día del amigo.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X